sábado, 15 de abril de 2017

08 - Otras montañas - Otros continentes ------------- (Año 1.980)..... Pamir. (República de Tadjikistan). -- Pico Comunismo - Segunda parte.



      Pico Comunismo (Ismail Samani) visto desde el Extremo Oeste del Plató (Meseta de altura).



No hemos dormido bien esta noche pasada. Posiblemente a causa del nerviosismo pensando en las dificultades que según nos han comentado encontraremos en la ascensión al Campo 1.

Nos levantamos pronto, a eso de las 5,30’ y desayunamos. Hay algún otro grupo que al igual que nosotros también salen con las mismas intenciones por delante nuestro. Ayer fué un grupo suizo el que se adelantó.

La tarde anterior habíamos porteado parte del equipo hasta la base de la subida dejándolo cobijado bajo unas rocas. Así hoy podemos cruzar el glaciar sin todo el peso que luego sí, tendremos que cargar con ello.



El inevitable muro que debemos salvar para acceder a la parte superior del glaciar de Fortambeck.

Nos lleva una hora cruzar el glaciar hasta llegar al depósito que habíamos dejado la tarde anterior. Recomponemos las mochilas. 
Uff!!. Por lo menos serán entre 20 y 25 kilos lo que cargamos a nuestras espaldas!.



Elías y por detrás sigue Klaus.




Elías, cargado a reventar.
Vemos por debajo el glaciar de Fortambeck.

 
Por una parte las fuertes pendientes y por otra el peso de las mochilas, subimos deslomados. Tenemos que parar a menudo para aliviarnos. Subimos unas pendientes de nieve donde es preciso progresar con crampones.

 
Neveros de fuerte inclinación. Base de hielo con nieve en superficie.



Otro breve descanso. Tampoco nos agobiamos en ir más rápido teniendo en cuenta que disponemos de todo el día para llegar al Campo 1. No haremos otra cosa.


Cuerdas fijas en una travesía bastante aérea pero con sólidos agarres y apoyos.


También hay que escalar algunos tramos de roca descompuesta donde no hay que confiarse en los apoyos.



Emplazamiento del campo 1. (Alt. 4.950 mts).
Hemos empleado 12 horas desde el Base para llegar aquí. Han sido 1.000 metros de desnivel. Estamos agotados.

La ubicación del campamento es una reducida plataforma de nieve y hielo junto a las rocas del espolón que desde el glaciar llega hasta el Plató. Curiosamente también hay un diminuto embalsamiento de agua, más bien hielo.
Hay muy poco espacio para las numerosas tiendas de los expedicionarios que nos vamos juntando. Los mejores espacios ya están ocupados. Tratamos de montar la nuestra apartando nieve y picando con los piolets sobre el mismo hielo. Debido al hielo de la base cuesta fijar la tienda en condiciones sin conseguir que quede bien estirada. A ver si al menos nos permite descansar protegidos del frío, porque lo que es dormir… eso será otra cosa.  

La mañana del día siguiente luce con un esplendido sol después de que durante la noche ha caído una suave nevada dejando blanco todo el campamento. Hemos descansado y lo fundamental ha sido el haber dormido una noche a la altura de casi 5.000 metros. El organismo se tiene que ir habituando podo a poco.
Tal como lo tenemos planificado, después de pasar la noche en el Campo 1, descendemos de nuevo al Campamento Base para descansar allí una jornada completa. Luego, en días sucesivos ascenderemos  nuevamente al Campo 1 y después al Campo 2.


Cuando comenzamos esta segunda subida al Campo 1 coincidimos con un grupo de alemanes que descienden en retirada. En la subida se han visto sorprendidos por un desprendimiento de piedras y un expedicionario ha sido alcanzado dañándole en una pierna. Por este motivo regresan con el herido hasta el Campamento Base para ver el alcance de la lesión.

Por nuestra parte estamos subiendo bastante bien, mucho mejor que la primera vez. Procuramos tener cuidado para no hacer rodar ninguna piedra. Harto difícil dada la fuerte inclinación de la ladera. Bastante por encima de nosotros está subiendo otro grupo y en esta ocasión somos nosotros que nos vemos sorprendidos por una aparatosa lluvia de piedras. Hemos tenido que reaccionar rápidamente para protegernos, cosa bastante difícil pues tampoco tenemos muy a mano la posibilidad de  rocas donde cobijarnos. Creíamos que se nos venía la montaña encima. Nos echamos al suelo más o menos pegados a unos bloques de roca viendo cómo pasaban por encima de nosotros a toda velocidad multitud de piedras, como mortales proyectiles de todos los tamaños. Hasta que dejó de oírse el estruendo no nos sentimos aliviados. Pasó el peligro pero el susto todavía nos duró bastante tiempo.

Esta segunda vez alcanzamos el Campo 1 en menos tiempo y mejor que la anterior. 



Abandonamos el emplazamiento del Campo 1 que vemos ahí abajo. Dejamos la tienda montada pues aún deberemos utilizarla en la subida definitiva.

No nos hemos propuesto madrugar. Incluso después de levantarnos todavía tardamos alguna hora más en salir hacia el Campo 2.
Durante la noche ha nevado y hay que abrir huella sobre la nieve nueva. Por delante de nosotros sube la pareja de italianos Cesare y Cristina con quienes nos juntamos poniéndonos de acuerdo para hacer relevos. Apenas se aprecia el trazado de subida marcado días anteriores por otros expedicionarios..



Elías subiendo por una fuerte pendiente ayudándose de la cuerda fija.



Estas pendientes de nieve y hielo con algunas grietas a la vista requieren que empleemos un esfuerzo extraordinario. En estos tramos hay instaladas cuerdas fijas de las que nos servimos para ascender con mayor seguridad.


Hace tiempo que hemos salido del Campo 1 y todavía no le perdemos totalmente de vista. La progresión está siendo muy lenta por parte de todos los componentes del grupo.

Tenemos ya una atractiva imagen hacia el Pico Comunismo que en la foto sobresale a la derecha por encima del "Plató".
A la izquierda de la imagen es el Pico Kirov (alt 6.372 mts).


En la subida coincidimos con un grupo soviético que según nos dicen descienden del Campo 2 después de haber ascendido al Pico Leningrado. Con las huellas de su bajada no tenemos que tener dudas por dónde hemos de seguir subiendo.


La progresión es muy lenta y hay que pararse muy a menudo para recuperar.
Por detrás del grupo que descansa, fondo de la imagen con la cadena cumbres que la componen el Pico Moskwa (alt. 6.765 mts), Pico “30 Años Potencia Soviética” (alt. 6.447 mts) y Pico Oshanin (alt. 6.305 mts).


Independientemente de la dureza de la ascensión y del esfuerzo que nos supone, esta subida al Campo 2 me está pareciendo bonita. Es espectacular.


Uno de los pasos más delicados de la subida. Mixto de hielo y roca. Ponemos toda nuestra confianza en las cuerdas fijas a las que nos adherimos con los mosquetones, o jumar quienes disponen de este sistema. 


El peso de la mochila parece desequilibrar a Elías que consigue superar el paso delicado de hielo y roca.



Después de unas fuertes pendientes también tenemos tramos de cierto alivio.


Una rampa más y ya estaremos sobre el Campo 2.


Imagen del Pico Comunismo momentos antes de llegar a la ubicación del Campo 2. 
Con imágenes como esta resulta más llevadero el esfuerzo.


Se acabaron las subidas y agovios. Muy agotados. Pero por fin ya estamos sobre el Plató.
Hemos tardado entre 5 y 6 horas desde el Campo 1.


Instalación del Campo 2 (alt. 5.780 mts). No hay problema de espacio para las tiendas.

Se han unido a nuestro grupo la pareja de jóvenes alemanes Rainer y Robert que han porteado dos tiendas. Nos entendemos con ellos y nos permiten utilizar una de ellas



Nos encontramos en el extremo Oeste del "Plató", extensa meseta de nieve de 11 kms de longitud y entre 2 y 3 kms de anchura máxima.

Habrá que recorrer prácticamente toda la meseta de altura para llegar a la base del Pico Comunismo.


Construimos muretes con bloques de nieve para proteger las tiendas.
Elías, Hans y Klaus en acción.


El murete nos resguarda del viento y podemos reposar mientras anotamos el día a día de la jornada.


También debería proteger la llama del quemador de gasolina que nosotros traemos (Qué tiempos!).
Precisamente a partir de este campamento, debido a la altura tuvimos muchos problemas para servirnos de este combustible. O no encendía, o le costaba mantener la llama, o no calentaba suficiente. Malamente conseguíamos fundir nieve para obtener líquido con el que hidratarnos. Fue una de las desesperaciones más desagradables de toda la actividad.

El planteamiento es de pasar dos noches en este campamento.
¡Pasar las noches!, que no es lo mismo que dormir.
Cuando cae el sol, el frío es intenso. La tienda que nos han prestado los jóvenes alemanes no es térmica. Solo tiene la fina tela impermeable que puede aislar en caso de que nieve o del posible viento. Totalmente vestidos nos metemos en los sacos (doble saco de pluma, estos sí que son buenos).
Al menos descansamos, pero la noche se hace muy larga.
Deseamos que amanezca y que salga el sol. Nos moveremos y quizá sea la única manera de que entremos en calor.

Pero aún y todo nos cuesta salir del saco a la mañana siguiente.

Otro problema añadido es lograr calzarnos las botas, bota doble “Galivier” de cuero con botín calentito. La parte exterio, de gruesa y consistente piel, parece una piedra indomable. Está  congelada. Gastamos mucha energía en conseguir calzarnos.

Permaneceremos todo el día en el Campo 2.
En el campamento sólo estamos ocho personas. Nosotros dos, Klaus y Hans, los italianos Cesare y Cristina, y los otros dos jóvenes alemanes Rainer y Robert.

Podemos admirar todo el entorno que verdaderamente es extraordinario.
La larga meseta de nieve o “Plató” se halla protegida en el costado Sur  por el cordal de picos: Leningrado (6.507m), Kroshka (5.856m), Keybishev (6.189m), Dushambé (6.950m), y siguiendo el cordal se completa con el pico Comunismo (7.495m).
En la otra dirección hacia el Oeste, el cordal se alarga con los picos: Abalakov (6.446m), Borodino (5.959m), Moscow (6.765m), Pico “30 años de la Potencia Soviética” (6.447m). En fin. Todo ello es impresionante.

Pero no podemos permanecer quietos.
Parte de la mañana la destinamos a seguir poniendo bloques de nieve alrededor de las tiendas. Es una forma de permanecer activos.

Conforme avanza el día se anima la zona. Unos austríacos descansan un rato y avanzan sobre el "Plató" para instalar su campamento avanzado a mitad del mismo. También aparecen un grupo de alemanes, otros franceses y 2 checos.  


Klaus, Elías y Hans.

Por la tarde, después de comer, nos damos un paseo de reconocimiento sobre el "Plató" durante dos horas y media. Aunque sea sin el peso de la mochila, también resulta bastante fatigoso caminar sobre esta altitud. Nos desplazamos unos 3 km. hasta cerca de donde los austríacos tienen montadas sus tiendas.





Al no haber dormido la noche anterior acumulamos sueño. Quizá por ello esta nueva noche parece que sí conseguimos 5 ó 6 horas de sueño.

A las 8hs de la mañana dejamos el Campo 2 y descendemos hacia el Campamento Base.
Pasamos por el Campo 1 al que llegamos en tan solo hora y media. Nos detenemos un ratillo y seguimos descendiendo. Al Campamento Base llegaríamos en otras 4 horas más.



El plan previsto de aclimatación, descanso y recuperación nos hace permanecer en el Campamento Base durante tres días. Nos vendrá muy bien.
Aquí nos alimentaremos en condiciones y descansaremos con mayor comodidad que en los campamentos de altura. Serán tres días con poco que hacer aunque eso sí, disfrutando muy despacio de un verdadero paraíso como así lo consideramos. Fortambeck es ideal, idílico por su entorno, por su tranquilidad y ambiente.
Vemos gente nueva entre los que se encuentra algún turista que viene a visitar el campamento. Les gusta el ambiente y charlar con los expedicionarios.
También son varios los expedicionarios que se encuentran en recuperación de dolencias o enfermedad. Pero sobre todo somos numerosos los que siguiendo con el plan de actuación nos preparamos para el “ataque” final al Pico Comunismo.


Elías observando a través de un pequeño telescopio.


Quizá le llame la atención la caída de séracs del borde del "Plató".


La llegada del helicóptero siempre atrae atención. A ver qué novedades nos puede deparar. Son momentos de distracción.


Bueno. Esto no parece muy agradable. Se trata de la evacuación de un enfermo.




Otra contrariedad. La sauna se está quemando…
Sí. En el Campamento Base se había preparado una sauna de la que podíamos servirnos los expedicionarios. Aprovechando el armazón de alguna tienda vieja y varios retales de lonas para cubrir y proteger el calor, en el interior se calentaban piedras de tamaño medio sobre las que se vertía agua también caliente, de tal forma que se provocaba un beneficioso ambiente de sudoración y vapor. La típica sauna finlandesa?. O quizá turca?.

El caso es que en algún descuido ardió en llamas y nos quedamos sin la preciada sauna.
Klaus con la manguera dispuesto a dirigirla hacia la zona que está ardiendo.

Así era nuestra sauna antes del incidente.


 
Descanso. Tertulias... Así pasamos algunas horas con mucha tranquilidad en un magnífico ambiente.

 
Sobre esta gran roca hay varias placas en recuerdo de algunos montañeros fallecidos.

3 comentarios:

  1. Menuda gesta!! Vaya impresionantes panorámicas !! Vaya campeones !! Se me ha caido hasta la baba leyendo de puro gusto. Esto es una montaña sobresaliente y muy bella. Has plasmado inmejorablemente en la crónica el tremendo esfuerzo y los peligros que afrontásteis en el ascenso al campamento uno y dos. Bravo por los dos. Hace unos meses pude leer vuestro escrito completo de esta ascensión...hoy lo rememoro con más imágenes y detalles. Muchísimas gracias por el trabajo de elaboración y compartirlo en tu blog. A la espera del capítulo final...
    Un fuerte abrazo.
    Kike

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos avanzando poco a poco hacia la cumbre. Es duro. Requiere esfuerzo.
      Bien sabes también tú, Kike, que cuantas más sean las dificultades que encontramos en el camino para conseguir lo que nos proponemos, mayor es también la satisfacción cuando lo alcanzamos.
      Ahora recordándolo y viendo las imágenes, con los medios que disponíamos por entonces... aún me parece más complicado que cuando andábamos por ahí.
      Aunque me lleva su tiempo la elaboración de estas páginas, lo hago muy a gusto. Pienso que vale la pena.
      Un abrazo.
      Javi

      Eliminar
  2. Un pico serio, uno de los grandes. Excelente reportaje. Me hubiera encantando vivir estas experiencias con vosotros. Felicidades y quedamos en espera del desenlace de dicha aventura. Un abrazo.

    ResponderEliminar