sábado, 29 de octubre de 2011

ARP. Etapa 39. Cortalets – Moli de la Paleta (Amélie).

ARP. Etapa 39                                                       (ir a etapa anterior…)
08 de Agosto 2.007                                                 (ir a etapa siguiente…)
Cortalets – Moli de la Paleta (Amélie).

Plano del IGN francés.



No ha estado nada mal el descanso sobre litera y además con colchoneta en este refugio no guardado del CAF de Cortalets. Cuando anocheció el cielo se había quedado despejado y se nos subió la moral al suponer que ya había pasado el mal tiempo de cara a la siguiente etapa. Yo aún mantenía la idea de intentar la ascensión al pic du Canigou. “Si las condiciones meteorológicas nos lo permiten… podríamos realizar la ascensión desde aquí yendo muy ligeros de peso y en no mucho tiempo estaríamos de nuevo de regreso en el refugio para recoger el resto de nuestro equipo y continuar la ruta”. Es lo que yo pienso y se lo propondría a Carlos. Pero a eso de las 5hs de la mañana ya se escuchaba cómo la lluvia golpeaba sobre la tejabana del refugio. Me temo que mi ilusión y mis planes se van al traste. A las 6hs ya estamos levantándonos. Se mantienen las nieblas, también la llovizna y el mal tiempo. Así que ya no hay que darle más vueltas teniendo que descartar definitivamente el intento de ascensión a esta montaña. La pareja de los montañeros veteranos franceses han sido más madrugadores y han salido del refugio bastante temprano. Nosotros ya estamos preparados también para salir a las 8hs. Llueve en estos momentos y a veces con intensidad. Así que abandonamos el refugio de Cortalets (2.150mts) con el equipo de protección de lluvia. Al mismo tiempo que nosotros también están saliendo las dos parejas de Irún que conocimos hace dos días antes de llegar a Mariailles y que también están haciendo la ARP. Han pasado la noche en el refugio guardado y volvemos a coincidir después de no habernos visto el día anterior. La etapa de hoy se presta a que la hagamos acompañados pese a la diferencia de mochilas que llevamos unos y otros. Yo intentaré quedar bien y no descolgarme del grupo. Además me siento totalmente recuperado después de las molestias que me condicionaron hace unos días. Según los planos y referencias, la etapa de hoy se presenta muy larga en desplazamiento y con un desnivel en descenso de unos 2.200 metros. En cuanto a subida no parece vayamos a tener gran cosa. Veremos qué tal se nos da el día. Tomamos la buena senda del GR10 que sigue circunvalando lo que nos queda de la montaña del Canigou. Los chubascos son a veces de intensidad y alternan con momentos en que cede algo la lluvia. Tampoco hoy vamos a poder disfrutar de paisaje. Pasamos por el Ras del Prat Cabréra (1.739mts) y tras cruzar el valle de Lentilla la senda en suave descenso nos lleva hasta la cabaña de l’Estanyol (1.479mts) donde paramos para un breve descanso y recuperar energías. Enseguida estamos de nuevo en marcha. Suponemos que aunque la niebla y nubosidad nos impidan verlo, el entorno debe de ser bonito e interesante. Hay mucha vegetación, bosque y humedad. Pero tal como está el ambiente no hay motivación ni para sacar fotos. Hemos de conformarnos con seguir el trazado de la buena senda aguantando la lluvia. Ascendemos al col de la Cirère (1.731mts) y muy próximo tenemos el entorno de las minas de Batère (1.522mts). A partir de aquí ya cambian las condiciones meteorológicas de una manera radical. Las nieblas se quedan por fin atrás manteniéndose la nubosidad  en el macizo de Canigou.  Parece que afortunadamente ya no tendremos que soportar más lluvias. Hay varias pistas entre la masa forestal y antiguas bocas de mina fuera de servicio. En el col de la Descarga (1.393mts) abandonamos el GR10 que sigue por el Tour du Vallespi hacia Arles-sur-Tech. El itinerario que nosotros tomamos nos lleva a pasar junto a las ruinas de la torre de Batère, antigua construcción de vigilancia medieval sobre el Puig de l’Estelle (1.429mts), Seguimos en descenso hacia el collado de Formentera (1.133mts) por terrenos menos emocionantes. Nos desplazamos siguiendo una pista que atraviesa la gran masa boscosa dando rodeos con numerosas curvas para ir salvando el desnivel. El recorrido se nos está haciendo un tanto pesado alargándose más de lo que nos habíamos imaginado. En descenso llegamos al collado de la Reducta (889mts) desde donde ya podemos ver el valle del Tech en el que se encuentran las poblaciones de Arles-sur-Tech y de Amélie-les-Bains. Finalmente una senda que pierde desnivel muy rápido nos baja hasta ésta última población (220mts).

La ruta de hoy ha resultado bastante dura y pesada sobre todo para quienes vamos más cargados. Ha sido de mucho desplazamiento. Yo particularmente me encuentro muy cansado. Los jóvenes de Irún tienen reserva de alojamiento en la gite d’étape de Amélie. Pero no saben dónde se encuentra ésta. Amélie es una población bastante extendida a orillas del rio Tech. Preguntan y la gente no les dan razón de dónde pueda estar la dichosa gite d’étape. Terminan por aclarárselo en el puesto de Información confirmándoles que este lugar está alejado de la población remontando el valle de Montdony. Tras comunicar por teléfono, el dueño de la gite vendrá a buscarlos con su coche. Mientras tanto, Carlos y yo nos mantenemos espectantes a ver cómo se desarrolla el traslado. Todo esto nos pilla un poco de sorpresa y  nos encontramos indecisos. Nos sentimos bastante cansados y también la tarde ya está un poco avanzada. Barajamos la posibilidad de acomodarnos también en la gite d’étape. Cuando llega el dueño de la gite con su vehículo para recoger a los muchachos, le planteamos si puede volver luego a recogernos también a nosotros. El señor se lo piensa. Nos mira, observa las abultadas mochilas, mira a su vehículo… “Ala!. Subid todos al coche y vamos para mi casa!”. Nos colocamos dentro del coche los seis montañeros más el conductor y todas las mochilas. Qué barbaridad!. Dudo que pueda con todo. Por delante una carretera muy estrecha que durante 10 kilómetros remonta el valle de Montdony hasta su casa, la “gite d’étape” de Moli de la Paleta (661mts). Sería problemático si a tal tiempo bajase otro coche pues no hay espacio para cruzarse. Al borde de la carretera descuelgan los precipicios del barranco. Qué alivio cuando llegamos a la residencia sanos y salvos. Ha sido una experiencia muy agobiante. Es la hora de cenar y no tienen prevista comida para dos extras que somos nosotros. No parece decente que insistamos y tengan que reducir las raciones de los numerosos residentes actualmente alojados. Así que no nos importa prepararnos la cena con nuestras provisiones. Eso sí. A la mañana siguiente desayunaremos sin problemas como los demás. Bueno. Por fin ya estamos descansando de la agotadora jornada que nos ha castigado físicamente mucho más de lo que podríamos pensar con el añadido de las incertidumbres  de última hora. A la ruta de hoy le hemos dedicado poco más de 10 horas hasta la llegada a Amélie-les-Bains. No contamos el largo tiempo de espera en el pueblo hasta que solucionamos el tema del alojamiento. En cuanto al desnivel acumulado de subida, este ha sido de unos 250 metros y el de bajada de unos 2.190 metros.





Sigue una pequeña muestra de fotos de la ruta…



Hemos descansado bien en el refugio libre del CAF de Cortalets. Pero la mañana se presenta nubosa y con precipitaciones. Mala perspectiva para la etapa que nos espera hoy. Salimos del refugio con el equipo de protección de lluvia.  




Justo al lado de donde hemos pasado la noche está el edificio del refugio guardado también del CAF.




Salimos al mismo tiempo que las dos parejas de montañeros de Irún que conocimos hace dos días antes de llegar a Mariailles. También están haciendo la ARP aunque con diferente filosofía a la nuestra. El hospedaje lo hacen en refugios guardados, con lo que sus mochilas van muy ligeras de peso… Muy sueltos para hacer la ruta. Véase en la foto cuatro personas con lijeras mochilas y el quinto, que es Carlos, con ese abultado mochilón cubierto con su cubre-mochilas, que ni se sabe lo que pueda llevar ahí a sus espaldas.




Aunque en algunos momentos la lluvia da treguas lo normal es que persista durante buena parte de la mañana.




Estamos en el col de Cirère. Nos fijamos en la curiosa reseña del cartel de abajo.






Por aquí nos encontramos en el entorno de las minas de Batère.





Luego pasamos junto a las ruinas de la torre de Batère, antigua construcción de vigilancia medieval.




Bueno. El tiempo ha cambiado radical. Las nubes de lluvia se han quedado en la zona de Canigou y por aquí ya vemos el horizonte muy despejado. Guardamos los paraguas y las capas de lluvia.





Hasta sale el sol cuando pasamos por el bosque de la Fajosa.




Las masas boscosas son enormes. Estos son los bosques de Vallespir.




La ruta nos hace coincidir con tramos de pistas forestales que salvan el desnivel de la montaña con curvas que alargan considerablemente el desplazamiento.




Preferimos los tramos de senda mejor que las pistas.




En la foto vemos la localidad de Montbolo pero que no necesitamos pasar por ahí.




Hemos seguido descendiendo hasta el valle del Tech yendo a parar a la población de Amélie-les-Bains. La jornada de hoy ha sido larga y agotadora. Nos encontramos bastante cansados y pensamos en la posibilidad de alojarnos en la “gite d’étape” donde tienen hecha la reserva los de Irún. Como queda explicado más arriba, después de salvar algunos inconvenientes llegamos todos a Moli de la Paleta donde se halla situada la dichosa “gite d’étape”. Esta se encuentra en medio del monte en un lugar encantador. En la esquina de abajo de la foto se ve el morro de la pequeña furgoneta citroen en la que el dueño de la hospedería nos acercó en un solo viaje a los seis montañeros con nuestras mochilas. De alucine!.




Nos acomodamos en algo parecido a una habitación y como no somos muy exigentes asumimos que es ahí donde pasaremos esta noche. Los camastros tienen edredones y sábanas pero dormiremos sobre el colchón dentro de nuestros sacos. Y como sigamos así, subastamos la tienda de campaña…





No nos gusta mucho esto de acabar las jornadas en “gite d’étape”. Añoramos los vivacs en la soledad de la montaña, pero a veces las circunstancias nos hacen ser flexibles. Sobre todo han sido las lluvias las que más nos han condicionado estas últimas etapas. A ver si en los próximos días se nos mantiene ya el buen tiempo y podemos disfrutar de nuestra marcha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario