domingo, 9 de octubre de 2011

ARP. Etapa 34, Lago de Lanòs – Jaca de Les Cabres (Bouillouses)

ARP. Etapa 34                                                        (ir a etapa anterior…)
03 de Agosto 2.007                                                 (ir a etapa siguiente…)

Lago de Lanòs – Jaca de Les Cabres (Bouillouses)


Plano del IGN francés.

El nuevo día amanece con un cielo muy despejado en este paraje solitario en el que nos encontramos (2.285mts). En las proximidades tenemos el lago de Lanós (2.213mts) pero no tan a mano como para aproximarnos hasta su orilla. Tampoco nos lo proponemos. En este cuarto sector de nuestra ARP tenemos la intención de subir dos cumbres emblemáticas que se hallan en nuestro itinerario. Una es el Puig Carlit teniendo hoy las condiciones muy favorables para conseguir encumbrar. Más adelante podrá ser el pic du Canigou que ya veremos si se nos logra y conseguimos con esto que se cumplan nuestros deseos. La senda que seguimos nos aproxima al valle de Forats por el que remonta la ruta de ascensión al pico Carlit.  Enlazamos fácilmente sin necesidad de tener que descender hasta la presa o las inmediaciones del estany de Lanós donde se encuentra un refugio. Podemos ver que más abajo y en un espacio muy apropiado cerca del lago hay también varias tiendas y personas. La senda que estamos siguiendo valle arriba se halla marcada con hitos y al principio está siendo muy cómoda. Pasamos por algunas zonas abarrancadas resultando entretenida la marcha por lo atractivo del entorno. Al fondo destacan además del piramidal Puig Carlit, el Puig de Solana Carnicera ligeramente más bajo y que presenta una forma trapezoidal. Se me hace corto el tiempo que nos lleva situarnos a la altura del pequeño y atractivo ibón dels Forats (2.467mts) desde donde ya se aprecia muy claramente por dónde discurre la subida hacia la cumbre. Hay que remontar por una fuerte pendiente de pedrera hasta una brecha que separa las dos cimas que comprende el Puig Carlit. A primera vista y como lo tenemos de frente parece una pendiente sumamente fuerte, pero conforme nos vamos aproximando podemos comprobar que resulta totalmente accesible y sin que presente ningún tipo de dificultad. Subimos poco a poco, con ritmo tranquilo y pausado. Las primeras horas de la actividad en cada jornada son las mejores. Es cuando mejor nos encontramos después del descanso y de la que consideramos una apropiada alimentación. Por eso que a pesar del fuerte desnivel de subida se me hace llevadero. Así que puedo sentirme muy animado y con buena dosis de optimismo. Nos ha superado una persona que no lleva nada de peso. Una riñonera y en ella una botella de agua es todo su equipaje. Nada que ver con el lastre que porteamos nosotros. Marcha muy lanzado hacia arriba y no pierde tiempo ni para saludarnos. Tiene prisa.  Carlos va por delante de mí sobre la senda. Está fuerte. Es más joven. Disfruta de la ruta que la lleva con muchas ganas e ilusión. Se detiene de vez en cuando si sobre la senda encuentra un lugar aparente donde apoyar la mochila y me espera hasta que yo llego. Me da ánimos que agradezco. "Uf!…" -  “Ánimo, Javi, que ya queda menos!...”. Qué esfuerzo que hay que hacer en esta endiablada pendiente hasta alcanzar los 2.921 mts de la cumbre. Pero seguro que lo vamos a conseguir!.  Eso está muy claro. Superado el tramo de pedrera, en los últimos metros de la pendiente alcanzamos la roca estable por la que ya alcanzamos la brecha que separa las dos cumbres de Puig Carlit. Nos cruzamos con algunas personas que descienden por esta vertiente. En la cumbre hay más montañeros. Dejamos las mochilas en la brecha y subimos los escasos metros que faltan para la cumbre principal (2.921mts). Nos deleitamos con las panorámicas que tenemos desde esta elevada cima. Luego pasamos a la otra cota que nos muestra todavía mejor panorama hacia la zona de donde venimos, viendo muy claramente el collado de Coma d’Anyell y estany Lanós en toda su grandiosidad, además de otros laguitos menores. Por la otra parte hacia el Este vemos una amplísima extensión de bosques y varios lagos predominando el más grandioso de Bouillouses por donde hemos de pasar más adelante siguiendo nuestro itinerario. Mientras descansamos un poco y tomamos algo, van llegando más montañeros por la vertiente opuesta a la que hemos accedido nosotros y por donde deberemos descender. También por esta parte se ve la pendiente bastante fuerte. Desde este fantástico mirador nos dá la impresión de que el lago de Bouillouses no está tan lejos y que no tardaremos demasiado en llegar hasta él. Ya veremos. Yo de momento me  encuentro bastante bien y con buenas sensaciones. En el descenso coincidimos con muchos montañeros que ascienden hacia la cumbre. Algunos que también ya están bajando. Cuanto más abajo estamos, más y más personal. El Puig Carlit está muy frecuentado. En la ascensión la gente aparenta emoción y entusiasmo. Se suceden varios pasos de roca en donde nos descolgamos teniendo que echar las manos, mirando con tiento dónde ponemos los pies para mantener la estabilidad sin que nos desequilibren las mochilas. La utilización de los bastones son fundamentales por lo menos para mí. Me ayudan mucho para mantener mejor el equilibrio además de repartir el peso sobre cuatro apoyos. Pasamos junto a un pequeño lago (2.598mts) desde donde volviendo la vista hacia atrás da la sensación de que el Puig Carlit presenta una subida mucho más complicada de lo que realmente es cuando se está metido en la ascensión o en el descenso. La bajada está resultando muy larga. Parece que no se termina nunca. Llegar al lago de Bouillouses nos va a llevar más tiempo de lo que suponíamos. El trazado de la senda está muy erosionado por el desgaste del paso de tanta gente. Pensamos que sí. El Puig Carlit es una montaña emblemática. Los lagos por donde pasa la ruta son preciosos. Pasamos junto al estany de Sobirans, el estany Llong, estany de la Comassa, estany del Viver y varios más, con mucho bosque entre todos ellos. Toda esta amplia extensión de lagos y bosques está concurridísima con innumerables excursionistas por todos los lados. Puestos así resulta muy agoviante. Ya deseamos pasar cuanto antes esta zona tan atractiva para poder respirar la tranquilidad que nosotros deseamos. Llegamos al dique del estany de Bouillouses (2.020mts). Por aquí hay todavía mucha más gente que por los bosques o por los lagos o que en la misma cumbre del Puig Carlit. Hasta aquí pueden llegar los coches. También navetas que trasladan al personal desde otros aparcamientos inferiores. Posiblemente el tiempo tan bueno sea la razón de toda esta masificación. Ah!. También son vacaciones de agosto!. Descansamos un rato junto al dique de este gran lago represado. Luego continuamos por el trazado  del GR-10 que nos lleva a pasar junto al estany de Pradeille (1.991mts). Dejando atrás unos prados sigue un amplio camino que va descendiendo y perdiendo desnivel. Nos encontramos en la “Foret Communale de Bolquère” y ya está cayendo la tarde. Hemos de pensar en localizar el espacio donde finalizar la etapa de hoy pero no resulta sencillo. No vemos ni prados ni fluencias de agua. El camino va por la ladera de la montaña dentro de una inmensa masa boscosa. Abajo en el valle se encuentra el rio que baja de Bouillouses y nos vemos tentados  a bajar y buscar un lugar cerca de su cauce. Seguimos un poco más y en el entorno de la “Jaca de les Cabres” (1.740mts) parece que surgen unas aguas que pudieran servirnos. Encontramos cerca una zona llana y con hierba entre el bosque y aunque no sea un lugar muy idílico nos apañaremos. Ya no seguimos más. Deseamos descansar y dar por finalizada la marcha del día que al final también ha resultado un tanto exigente. Han sido 9 horas el tiempo dedicado a la ruta de hoy, con un desnivel acumulado de subida de unos 650 metros y de bajada unos 1.190 mts.


A continuación vemos la muestra gráfica de la etapa:

Una bonita mañana nos da la bienvenida a este nuevo día. La soledad y la tranquilidad del entorno nos satisface. Vamos a por esta nueva etapa en la que tenemos por medio la ascensión a la cumbre del Puig Carlit. Nos motiva ascender esta montaña que tenemos tan a mano.


Vamos al encuentro de la ruta de ascenso que más arriba pasará junto al lago de Forats.



Este es el estany dels Forats. Al fondo vemos la montaña de Puig Pedrós (2.842mts).


La ruta de subida nos hace pasar por estos pedregales pero seguimos por una senda que con sucesivas recurvas nos facilita ir ganando altura.


Mirando hacia abajo con parte del trazado de la senda sobre el pedregal. Luego está el lago de Forats, y más alejado el lago de Lenós. Las laderas del pic de Cortal Rossó (2.692mts) caen sobre el lago. El Puig Pedrós (2.842mts) está un poco por detrás.


Cerca ya de la brecha de acceso al Puig Carlit la roca muy descompuesta no nos impide la progresión hacia arriba.



Estamos ya en la brecha y a la derecha la cumbre principal de Puig Carlit. Qué montaña más fascinante!.


Hemos conseguido nuestro propósito de encumbrar el Puig Carlit. Carlos me toma esta testimonial sobre la cumbre.


Desde arriba miramos hacia el lago Lenós y su entorno. Lago de Forats, pic de Cortal Rossó y Puig Pedrós.


Vemos parte del lago Lenós y bajo las montañas del fondo se encuentra el collado de Coma d’Anyell por donde pasábamos en la ruta de ayer.


Y mirando hacia el Este vemos este conjunto de numerosos lagos siendo el del fondo y más grande el lago de Bouillouses. Por ahí sigue nuestra ruta viéndose el trazado de la senda. Pero primero vamos a descender de este coloso en cuya cima todavía nos encontramos. 


Allí arriba han quedado las dos cimas de Puig Carlit. El descenso no ofrece dificultades siguiendo la senda muy utilizada.


Miramos hacia el Puig Carlit desde este pequeño ibón por donde pasamos en el descenso.



Pasamos junto al estany de Sobirans.


Más adelante también junto al estany Llong.


Después vienen el estany de la Comassa y el estany Sec. Un entorno muy precioso.


El lago de Bouillouses no es tan atractivo. Un gran dique hace aumentar su caudal. Hay mucho turista en sus inmediaciones. El fácil acceso hace que este paraje sea muy concurrido.



Queremos salir pronto del agoviante entorno de Bouillouses y ahora estamos pasando junto a este otro bonito lago, el estany de la Pradella. 


Tenemos que avanzar todavía algo más. Pasando por el bosque comunal de Bolquère nos plantamos cuando vemos cerca lo que aparenta ser un manantial en donde con algún recelo podremos aprovisionarnos de agua.  En el entorno hay rebaños de vacas que lo “patean” todo y molestan cuando se acercan más de lo que nosotros consideramos prudencial. Hay que auyentarlas repetidas veces. Insisten y vuelven de nuevo hacia nosotros. Pienso que reclaman el espacio con hierva verde que ahora ocupamos nosotros. Nos llevamos una desagradable sorpresa cuando al disponernos a instalar la tienda no localizamos las clavijas. Pensamos que quizá se nos hayan quedado olvidadas en el anterior vivac. Ahora a ver cómo nos las apañamos. Preparamos unas estacas con trozos de palos y bueno. Como solución de emergencia puede valer. Tendremos que mirar de buscar otra mejor solución y cuando mañana pasemos por alguna población miraremos de adquirir algo más aparente. Otro inconveniente a añadir a nuestra situación. Más bien la mía. Algo me ha tenido que sentar mal. Algún agua que haya bebido, porque otra cosa… No tengo buenas sensaciones. Con lo bien que me había encontrado durante la ruta!. Casi como de repente me encuentro bastante flojo y ni siquiera me apetece prepararme nada para comer. Tengo algo descomposición. Vaya!. Termino por prepararme un arroz blanco y lo tomo a la fuerza, sin ganas, pero hay que comer algo. A ver si con el descanso de esta noche mañana me encuentro más animado…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada