lunes, 13 de febrero de 2017

02 - Otras montañas - Otros continentes. (Año 1.977) Segunda parte. --- Macizo del Monte Kenya (Kenya).





Terminada nuestra estancia en Tanzania después de haber conseguido la ascensión al Kilimanjaro, regresamos de nuevo a Kenya para continuar con los planes que este verano de 1.977 nos han traído hasta las montañas africanas. Desde Marangu viajamos en microbús hasta Arusha y seguidamente otro transporte nos lleva hasta Namanga, paso fronterizo entre los dos países. En el control de pasaportes no tenemos ningún problema con la policía tanto de Tanzania como luego con la de Kenya. Resulta más fácil de lo que esperábamos. Ya en territorio keniata contratamos dos vehículos y en dos horas y media llegamos al hotel de Nairobi en el que ya habíamos estado anteriormente.
Nos tomamos dos días de descanso para reponernos pero no desaprovechamos el tiempo pues realizamos diversas gestiones y también compramos la alimentación que calculamos vamos a necesitar para los siguientes días de actividad en el macizo del Monte Kenya.



                                                                                                                 Macizo del Monte Kenya.



Desplazamiento desde Nairobi a Nanyuki. Son 220 kms de carretera en condiciones de todo tipo. El autobús de la East African se detiene infinidad de veces bajando y subiendo gente con lo que la duración del viaje es de unas interminables 7 horas.






En Nanyuki contratamos una furgoneta para llegar hasta la entrada del Parque Nacional del Monte  Kenya a unos 40 kms de distancia.
El conductor no se asusta al ver al numeroso grupo con el añadido bagaje de bultos. Organiza la mercancía y a continuación nos acomodamos como mejor podemos entre la cabina y el espacio que queda libre junto a los equipajes.


Es lo que se podía esperar. El motor sufre un recalentón y parece que no puede más. Hay una gran incertidumbre y desaliento entre los expedicionarios.


Ahí estamos todo el grupo empujando al vehículo cuesta arriba. Luego conseguimos volver a colocarnos dentro hasta llegar a la puerta del Sirimon Gate (Parque Nacional del Monte Kenya).  



Los gendarmes del parque nos permiten montar las tiendas para pasar la noche a la entrada del parque.


A la mañana siguiente, tal como lo teníamos contratado, llegan 2 muleros con 7 mulas. Colocan eficazmente los equipajes sobre los lomos de los animales y nosotros podemos continuar la marcha con las manos en los bolsillos.


De esta manera para nosotros resulta ser un cómodo paseo por el camino entre la selva atentos por si logramos ver algunos animales. Y sí que nos sorprenden unos elefantes que salen entre la vegetación dándonos un buen susto.


Dejando atrás la selva cambia el paisaje.




Los muleros fijan la hora y el lugar para detenernos. Es una zona semi-pantanosa donde acondicionamos un poco el terreno para colocar las tiendas de campaña. Esta ha sido la primera etapa hacia el macizo del Monte Kenya.


La noche ha sido fría y amanece despejado. Esperamos a que con el calor del sol se oreen las tiendas antes de recogerlas.  


Mientras el resto del grupo continuamos la marcha hasta el siguiente campamento, 5 de los compañeros deciden ascender la cumbre del Tereri (4.716 mts.) que se encuentra desviándose ligeramente de la ruta.





El campamento base para las siguientes rutas de escaladas y ascensiones en el macizo del Monte Kenya lo instalamos en las inmediaciones de Kami Hut (alt. 4.439 mts).
Al atardecer cae una ligera nevada dejando este ambiente invernal.


Estamos al pié de las principales montañas del Monte Kenya.
El grupo se divide para realizar diferentes ascensiones en la zona. Dos deciden escalar la Punta Duton (alt. 4.885 mts). Otros cuatro escalarán la Punta Peter (alt. 4.757 mts) y los seis restantes nos dirigimos a la Punta Lenana (alt 4.985 mts). 




Acercándonos al objetivo del día, la Punta Lenana, que apreciamos a la izquierda de la imagen.  


El comienzo de la ascensión es por una inclinada pedrera.



El valle que dejamos abajo.


Luego tenemos que superar el pequeño glaciar Gregory.


El glaciar Gregory nos muestra estas grietas de hielo.



La ascensión no está ofreciendo mucha dificultad. Si acaso, andamos con cuidado de las grietas que aparecen o que puedan estar semi-ocultas. Vamos ganando metros sin grandes problemas. 




Desde arriba tenemos esta panorámica con un bonito cresterío del macizo del Monte Kenya.


Otras panorámicas hacia los valles del entorno.




En la Punta Lenana (alt 4.985 mts), posamos para el recuerdo: 
Juan José Plasencia, Elías Ureta y Javier Ureta.



En esta otra imagen junto con los compañeros de Bergara con quienes hemos realizado la ascensión:
Juan José Plasencia, Javier Uriarte, Elías Ureta, Ángel, Javier Ureta y Jesús.


Después de destrepar el glaciar Gregory, el descenso por la pedrera es muy rápido.


De nuevo al atardecer ha vuelto a caer una ligera nevada. Al fondo se ve la aguja rocosa de la Punta Lenana.


La siguiente jornada mientras dos se quedan en el campamento, seis se dirigen hacia la Punta Lenana y Punta Thomson y otros cuatro escalaremos la Punta Dutton (alt. 4.885 mts).


La ascensión a la Punta Dutton requiere trepada y escalada sobre roca.


Aseguramos con la cuerda los tramos de dificultad.





Pequeño glaciar sobre la pared.





Elías superando uno de los pasos de la entretenida escalada.




En la cumbre de la Punta Dutton (alt. 4.885 mts) posamos para el recuerdo: 
Juan José Plasencia, Elías Ureta y Javier Ureta. La foto nos la hace Javier Uriarte.


Panorámica desde la Punta Dutton.


De regreso al campamento base sacamos la foto testimonial con los componentes de la expedición
De pié: Javier Ureta, Jesús González, Leopoldo Valdivielso, Javier Frías y Ángel Alegre. Agachados: Pablo García, Elías Ureta, Juan José Plasencia y Juan Garijo.


El grupo de los amigos de Bergara: Jesús, Ángel y Javier Uriarte.


Aún queda una actividad muy importante en el Monte Kenya. Ni más ni menos que ascender a la cota más alta de este macizo: el Pico Batián (alt. 5.199 mts). Conlleva alto grado de dificultad y para ello no todos estamos en condiciones de poderla llevar a cabo. Serán Jesús González y Ángel Alegre quienes se metan en tal hazaña que culminan con éxito en dos jornadas de escalada necesitando de un vivac intermedio. Otros cuatro expedicionarios se quedarán como apoyo, mientras que el resto abandonamos el campamento base. Una de las razones de este abandono es que no quedan suficientes reservas de alimentación.



Cargamos nuestro equipaje en cuatro mulos y en una jornada llegamos hasta la entrada del Parque Nacional. 



Regresamos a Nairobi y como quedan unos días libres hasta que llegue el resto de expedicionarios, aprovecharemos a visitar algunos parques Nacionales donde veremos animales en su ambiente natural. 



El Parque Nacional de Amboseli se encuentra muy próximo al Kilimanjaro que alcanzamos a ver al fondo de la imagen.

En un recorrido guiado por el parque llegamos a ver numerosos animales que se mueven en su hábitat. Elefantes, Leones...



 Girafas, Cebras, Búfalos, Ñus, Gacelas...


En otro momento visitamos el Parque Nacional Lago Nakuru en el que su principal atractivo son los miles de flamencos que allí se concentran. Otras muchas especies de aves comparten igualmente este hábitat.


Otro interesante atractivo que no queremos perder es la visita a un poblado Masay.

 


Después de estas cuatro semanas muy bien aprovechadas y que se nos han pasado muy rápido, damos por finalizada nuestra estancia en África. Regresamos a casa con la satisfacción de haber conseguido con éxito los objetivos propuestos: ascensiones al Kilimanjaro en Tanzania y al Monte Kenya en Kenya.


(Ver en este enlace: Primera parte. --- Ascensión al Kilimanjaro (Tanzania)

10 comentarios:

  1. Qué alegría encontrarme publicada la segunda parte de nuestra expedición al África profunda. Impresionante la elaboración de este reportaje y la calidad del material que atesoras. Por mi parte la mayoría de las diapositivas se echaron a perder por la humedad. Excelente trabajo¡
    Muchos, muchísimos recuerdos. Cuando íbamos, colgados de cualquier manera , en la furgoneta camino de la entrada del parque nacional nos paró un motorista de tráfico y pensamos: la multa que nos va a poner. Pues, no, era para decirnos que ...tuviéramos cuidado, que nos podíamos caer¡ Eran otros tiempos. Felicidades otra vez por el trabajo. Abrazos a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de nuevo, Ángel, por tu comentario.
      Y me alegro que con estas páginas te vengan los recuerdos de aquéllas aventuras. Seguro que tú tienes en memoria muchos más detalles de los que pueda acordarme yo.
      Por mi parte, considero este trabajo como un documento histórico especialmente para quienes compartimos aquéllos momentos.
      Recientemente he escaneado infinidad de diapositivas, de las de entonces, que con el paso de los años, cambios de temperaturas, incidencia de las lámparas cuando las proyectábamos, todo ha influido para llegar a perder mucha calidad, color, definición... etc. Aunque haya sido tarde, al menos estoy contento de no haberlo perdido totalmetne.
      Habrá nuevas entregas sobre las que sigo trabajando.
      Buenos momentos también por Perú. Verdad?
      Un abrazo, Ángel.
      Javier

      Eliminar
  2. Menudas vacaciones más bien aprovechadas ! Kilimanjaro, Safaris, escaladas en torno al Monte Kenya...y anécdotas como tener que empujar vuestro coche de carga, el susto de los elefantes, etc.
    Impresionantes también aquí los glaciares del monte Kenya.
    Muy curiosa la flora...y la fauna ni te cuento.
    Que lástima que se perdieran diapositivas por la humedad ! Seguro que hubieran sumado un extraordinario aporte a esta histórica crónica.
    Me ha encantado el relato y fotos.
    Gracias por compartirla con todos vuestros incondicionales seguidores !
    Un abrazo.
    Kike

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Kike, por tus palabras.
      Me alegra que te gusten estas viejas aventuras. Son, como le digo a Ángel, interesantes documentales. Sobre todo para quienes lo compartimos.
      Sí que es cierto que podríamos añadir más detalles. En especial echo en falta el testimonio de la escalada al Pico Batián que protagonizaron Ángel Alegre y Jesús González, de cuya actividad yo no dispongo soporte fotográfico ni la necesaria reseña.
      Sigo animado trabajando en la elaboración de nuevos testimonios.
      Un abrazo,
      Javi

      Eliminar
  3. Que buenas rutas se hacían antes, sin masificación y todo por descubrir y con el único peligro de la montaña. Me ha encantado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luis.
      Totalmente cierto lo que dices. En el Kilimanjaro apenas vimos otros expedicionarios pero en la cumbre nadie más que nosotros. Y en el Monte Kenya todavía menos. En la actualidad debe de ser todo muy distinto. Tanto como que en los glaciares apenas si quedan hielos!
      Saludos,
      Javier

      Eliminar
  4. WOW!!!Increible que la tecnologia y tu buen afan recopilatorio , nos hayan hecho llegar esta aventura de la que tanto habíamos oido hablar...
    Yo tenía 9 años cuando mi hermano Angel volvió de aquella expedición, y oirle hablar ó contar anécdotas al respecto...era mejor que el cine!!
    Aun quedan por la casa familiar,algunos de los recuerdos que se trajo de por allí.Como un escudo Massai que nos hacia imaginarnos, aquellos mundos, tan poco explorados por los españoles de a pie de aquel entonces.
    Quedaban en mi memoria algunas de las diapositivas (las llamábamos filminas por aquel entonces?)que habíamos visto en aquellas sesiones que nos hacía Angel,dignas de encuentro,pero tu has recuperado la historia,maravillosamente contada.
    Que pasada de fotos de la vegetación de la zona y de los paisajes.
    Gracias por regalarnos y rememorarnos, tan bien contada, esta historia de un viaje, que sólo vosotros vivisteis.
    Saludos
    Nati Alegre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Nati.
      Me hace ilusión que con esta breve reseña y recopilación de algunas fotos te vengan a la memoria las aventuras que tu hermano Ángel contaba en casa a su regreso de África. Para todos nosotros fue impactante aquélla experiencia, que aunque ya estábamos acostumbrados a desplazarnos a Picos de Europa, Pirineos, Alpes… el hecho de subir al avión y aterrizar en Kenya suponía realmente meternos en una verdadera aventura.
      Para mí ha sido un placer haber compartido esta y otras aventuras, muchas actividades de montaña, con tus hermanos Ángel y Luís. Dos estupendos compañeros y amigos.
      Un saludo,
      Javier

      Eliminar
  5. ¡Enhorabuena, magnífico reportaje!. Me gustó mucho verlo y te felicito por la recuperación de todas las diapositivas y la elaboración de todo el reportaje, que lleva su tiempo hacerlo. Resulta muy interesante para los que no podemos viajar tan lejos.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Joaquín por tus palabras. Me alegro que te haya gustado. Para mí resulta emocionante recordar aquéllos momentos después de tantos años.
      Aunque ciertamente da su trabajo, me apetece compartirlo.
      Un saludo,
      Javier

      Eliminar