sábado, 3 de septiembre de 2011

ARP. Etapa 22, La Besurta (Benasque) – Valle de Conangles (Boca Sur túnel de Viella).

 
Vamos a por la tercera parte de nuestra Alta Ruta del Pirineo que va desde Benasque hasta Andorra. Manteniendo las mismas ganas que cuando la comenzamos en Hendaye y que cuando finalizamos la última etapa en Benasque, vamos a llegar hasta Andorra con un recorrido sumamente interesante que en buena parte se desarrolla por el lado español de los Pirineos. Después de una corta incursión por el lado francés entramos en territorio andorrano donde finalizamos esta tercera parte. El plano que sigue a continuación muestra el trazado general del recorrido.


Plano general con el recorrido desde Benasque hasta Andorra.


ARP. Etapa 22                                                                           (ir a etapa anterior...)
29-30 de Julio 2.006                                                                  (ir a etapa siguiente...)
La Besurta (Benasque) – Valle de Conangles (Boca Sur túnel de Viella)



Plano del IGN español.

Desde Burgos hemos viajado en servicio público hasta Benasque (1.138mts) pero no llegamos a tiempo para tomar el autobús que hace el último recorrido de la tarde hasta la Besurta. Decidimos contratar un taxi todo-terreno para quitarnos de en medio los 17 kms de pista que nos separan de la Besurta (1.980mts). Pasan de las 8 de la tarde y aún disponemos de tiempo suficiente para continuar a pié separándonos de esta zona concurrida. Dejando atrás el enlace que por la derecha sube hacia el refugio de la Renclusa y pasando más adelante junto al “Forau de Aigualluts”, en una hora y media de marcha nos situamos como avance en el Plá de Aigualluts (2.050mts) para el primer vivac en un entorno extraordinario y muy agradable con vistas al glaciar del Aneto. La temperatura es buena y descartamos montar la tienda decidiendo vivaquear al raso.
Vivaquear de esta forma tiene algún riesgo. Cuando caía la noche había algo de viento que luego cesó. No es que haya llovido, pero al despertarnos por la mañana quedamos sorprendidos al comprobar que todo lo tenemos empapado a causa de la humedad del rocío. Si se hubiese mantenido el viento… Tardará en dar el sol por donde nos encontramos, así que hemos de recoger todo con algo más de peso añadido para portear. Aprenderemos de esta lección y tendremos en cuenta antes de volver a repetir el mismo fallo. El cielo despejado de nubes parece presagio de una buena jornada. Para nosotros y para varios montañeros que también se andan moviendo por estos lugares.
Recolocar nuevamente en la mochila todo lo que traemos con nosotros no resulta tarea fácil. Tal como lo vemos extendido en el suelo nos parece imposible que podamos llevarlo con nosotros. La mochila de porteo no es suficiente. Hacemos uso de una pequeña mochila auxiliar que colgamos de la mejor forma posible sobre la grande. No dudamos que conforme vayan disminuyendo las provisiones de alimentos que consumiremos en los próximos días, también se irá reduciendo el tamaño de algunos de los bultos. Al no querer depender de refugios donde la alimentación estaría asegurada, y no tener garantías de encontrar dónde abastecernos por el camino, ésta la tenemos que llevar con nosotros desde el primer día y para los sucesivos. Lo tenemos todo bastante bien calculado y dosificado para que no falte de nada y que tampoco nos sobre. Por la experiencia de los dos sectores anteriores vemos que este planteamiento es bastante asequible.
Bueno. Vamos a lo que es la ruta del día. Tras conseguir organizar las mochilas estamos saliendo a las 8hs.30’. No es mala hora. Remontamos por la Balleta de l’Escaleta tras haber dejado a nuestra derecha el Ball de Barrancs que asciende hacia el glaciar del Aneto. Por la izquierda de la senda que se halla señalizada con jitos baja el torrente de la Escaleta, caudaloso y con bastante ruido. Vamos ascendiendo con el aliciente del bonito paisaje de alta montaña alcanzando unos pequeños ibones y más adelante el Estany de la Escaleta. A la izquierda de nuestra marcha se encuentran las cumbres de la Forcanada y Cap deth Horo. Los hitos nos dirigen por la derecha para salvar los desniveles por una especie de canaleta de pedrera para luego seguir a través de continuadas pedreras y bloques de granito hasta alcanzar el collado de Molieres (2.935mts). La Tuc de Molieres (3.010mts) está muy próxima y no podemos aguantarnos las ganas de ascenderla. Dejando las mochilas en el collado y con un corto desplazamiento nos situamos en su cumbre que nos ofrece unas magníficas panorámicas fijándonos especialmente en las montañas próximas de Sallenques, Margalida, Tempestades y Aneto. De nuevo en el collado y ya cargando con las mochilas emprendemos el descenso del largo valle de Molieres hasta la confluencia con el valle de Barravés por donde va la carretera hacia Viella. La primera parte del descenso son pedregales y bloques siendo fundamental  fijar bien los apoyos de los pies para mantener el buen equilibrio. Hay que tomarlo con mucha paciencia siguiendo el trazado que nos marcan los numerosos jitos. Después de perder cierta altura ya es una senda bien marcada por el uso. Una senda larga que se nos hace interminable. El trazado pasa junto a los ibones escalonados de Molieres y también deja atrás el refugio de Molieres (2.360mts). Descendemos sin desviarnos de la senda todavía a veces por algunos tramos de pedreras. El  torrente forma ocasionales cascadas que adornan y amenizan este largo descenso. En la parte más baja ya entramos en el bosque de hayedo, fresco y agradable. Ya vemos muy cercano el entorno de la boca Sur del túnel de Viella. Nos da la impresión de que estamos haciendo un horario muy aceptable para nosotros aunque sea algo más extendido que el que marca la ficha que  traemos como referencia. Evitamos descender hasta la Hosteleria-refugio Sant Nicolau (1.622mts) que se halla junto a la boca del túnel. Caminamos por la ladera sin perder altura hasta enlazar con la pista del valle de Conangles por donde seguirá nuestra ruta al día siguiente. Ya estamos ojeando lugar para finalizar la etapa. Dentro del bosque de hayas en el valle hay unos espacios donde podremos vivaquear sin riesgo (así lo suponemos) de que nos vuelva a mojar el rocío de la mañana (1.732mts). Al lado tenemos el torrente de Conangles del que nos serviremos para nuestras necesidades de aseo y cocinar.

A la ruta de hoy le hemos dedicado 9 horas y 45 minutos. Podemos añadir la hora y media que dedicamos al avance de la víspera desde la Besurta hasta el Plá de Aigualluts.
Desnivel acumulado de subida, unos 1.100 mts. De bajada, unos 1.400 metros.


 Veamos una muestra gráfica de fotos de la etapa:

Pasan de las 8hs de la tarde cuando salimos desde La Besurta en el valle de Benasque, en una corta avanzadilla para vivaquear en el Plá de Aigualluts donde nos sentiremos más a gusto.



Hemos dejado atrás el desvío que sube hacia el refugio de la Renclusa y seguimos por el valle. Aquí ya estamos en el Plá de Aigualluts. En frente es el pico Aigualluts (2.708mts).


El “Forau de Aigualluts”. Las aguas que vienen del glaciar del Aneto y del valle de la Escaleta se filtran en este lugar y tras atravesar bajo la cadena de montañas aparecen nuevamente en el valle de Arán.


Ahí ya vemos el pico Aneto (3.404mts), collado de Coronas y pico de Coronas (3.294mts).


Cascada de Aigualluts.


En el Plá de Aigualluts donde llegamos después de hora y media de marcha no vamos a tener problema para encontrar espacio donde poder vivaquear. Decidimos no montar la tienda y dormimos al raso. La sorpresa la tenemos al amanecer cuando comprobamos que el rocío nos ha dejado muy humedecido el saco y todo lo que tenemos  afuera.


Ya hemos pasado la noche y después de desayunar y de organizar de nuevo las mochilas salimos por el valle de la Escaleta para remontar hasta el collado de Mulleres.



Mirando hacia atrás donde queda el Plá de Aigualluts. Al fondo el pico Salvaguardia (2.738mts) y pico de la Mina (2.708mts).


Avanzamos por el valle de la Escaleta. Al fondo aparecen los picos de Forcanada.


Nuevamente los picos de Forcanada (2.872mts), Cap deth Horo (2.969mts), collado de Molieres (2.935mts) y Tuc de Molieres (3.010mts).


De nuevo mirando hacia abajo del valle de la Escaleta con los pequeños lagos. Seguimos viendo los picos de Salvaguardia y de la Mina. Más próximo es la Tuca Blanca de Pomero (2.699mts). 




Por esta extensa “alfombra” de pedregales y bloques de granito subimos la última parte hasta el collado de Molieres.


Hemos llegado al collado y no nos podemos quedar con las ganas de ascender la cercana cumbre de Tuc de Molieres. Dejamos las mochilas en el collado y en poco tiempo alcanzamos esta montaña. Carlos me retrata la testimonial de la cima.


Desde la cima de Molieres tenemos buenas panorámicas como esta hacia el Aneto.


Y en esta foto el valle de Molieres. Abajo está el valle de Barravés por el que pasa la carretera de Viella que va hacia la izquierda de la foto. Justo enfrente es el valle de Conangles por donde seguiremos la ruta al día siguiente.


Los ibones de Molieres.





Ya nos encontramos abajo en el valle de Barravés por donde pasa la carretera de Viella. La boca Sur del túnel de Viella no se ve pero queda justo a la izquierda.


Hemos avanzado un poco por el valle de Conangles y aquí nos hemos detenido para finalizar la etapa y vivaquear con la protección del bosque. Vaciamos las mochilas y extendemos todas las pertenencias para que con el sol de la tarde se oreen de la humedad de la noche anterior. 

32
En cuanto hemos decidido parar en este lugar no esperamos a vaciar las mochilas y esparcir a nuestras anchas todo el contenido. Hay muchas cosas que mantienen la humedad tal como las hemos recogido a primera hora de la mañana y tienen que orearse. El saco, los plásticos, algunas ropas... Estamos contentos por la localización de esta ladera desde donde tenemos una bonita vista hacia el valle que hemos descendido y el Tuc de Molieres. Extraordinario. Preparamos la comida-merienda-cena al solillo del atardecer. Luego Carlos mantiene una amigable charla con el joven pastor que baja por el valle con las casi 2.500 ovejas de su rebaño. Después somos nosotros dos los que mantenemos un buen rato de tertulia sobre sensaciones de la ruta que hemos finalizado y otras ocurrencias. También miramos y revisamos los planos y referencias de la ruta que nos toca mañana.  A las 10 hs. ya estamos dentro de los sacos resguardados por las ramas del haya que hemos elegido para vivaquear nuevamente al raso. Confiamos que en esta ocasión no se forme rocío que vuelva a sorprendernos humedeciendo todo lo que está al aire. Buenas noches!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada