domingo, 28 de agosto de 2011

ARP. Etapa 20, Valle de Barrosa – Añes Cruzes (Biadós).

ARP. Etapa 20                                                                    (ir a etapa anterior…)
09 de Agosto 2.005                                                            (ir a etapa siguiente…)
Valle de Barrosa – Añes Cruzes (Biadós).


Plano del IGN francés.


Tras abandonar el espacio donde hemos descansado (1.600mts), descendemos el valle de Barrosa y en 20 minutos enlazamos en Hospital de Parzán (1.400mts) con la carretera que baja hacia Bielsa. Tenemos que seguir por ella en esa misma dirección otros 45 minutos más hasta el cruce con la pista que sube hacia Urdiceto. Pisar asfalto y compartir con tráfico durante mucho tiempo no es lo mejor que pudiéramos desear. Pero es inevitable. Agradecemos de alguna manera cuando llegamos a enlazar con la pista (1.200mts) de Urdiceto. Pero… También vamos a tener que soportar un “pero”, que no es otra cosa que lo larga que es esta pista hasta el collado de Urdiceto. Es transitable para vehículos en sus 12 kilómetros de subida  y 1.150 metros de desnivel y será una soberana paliza para nosotros. Lo hacemos, yo al menos, con la necesaria mentalización para no desmoralizarme. Se agradece que durante el primer tramo de la dura “caminata” dispongamos de la  sombra que nos ofrecen los árboles que hay junto a la pista hasta que la vegetación termina por desaparecer. Cuando dejamos atrás la central de Urdiceto (1.950mts) ya pensamos que hemos hecho una buena parte de este recorrido. El tramo final antes del collado podemos separarnos de la pesada pista y subir por un camino (original) aunque ambos terminan coincidiendo en el mismo collado de Urdiceto (2.352mts) - (también conocido como “Paso de los Caballos”). Al Norte está el pico de Urdiceto (2.597) y al Sur la Punta Suelza (2.971). La pista sigue hasta el lago Urdiceto que no logramos ver porque nos lo cubre un promontorio. Aquí en el collado se erige una cabaña nueva. Junto a ella nos damos un merecido y necesario descanso antes de continuar descendiendo hacia el valle de Chistau por el valle de Sallena. Estamos siguiendo ahora por el recorrido del GR-11 con el que hemos coincidido al tomar el desvío hacia el collado de Urdiceto cuando abandonamos la carretera de Bielsa. El GR-11 es el equivalente español al GR-10 francés. Cada uno sigue su trazado particular por su territorio. Nuestra ARP tiene su propia filosofía. No se ciñe ni al recorrido francés ni al español. En ocasiones coincide con uno o con otro. Pero también hay muchos tramos en los que se enlazan sendas de otros numerosos recorridos que hay por la cadena de montañas del Pirineo. Y así vamos avanzando en nuestro particular viaje hacia el extremo oriental del Pirineo. De momento nos está saliendo bien y salvo alguna desorientación en el inicio no hemos tenido serios problemas de continuidad. La bajada hasta el valle de Chistau (Guistain) es muy larga y también pierde mucho desnivel. Nos dejamos llevar por la senda y las marcas características del GR. Pasamos junto a la cabaña de Sallena hasta donde sube una pista desde el valle. Luego aparecen otras pistas más y en alguna ocasión puntual al GR le faltan señales adecuadas que confirmen de que vamos por el camino correcto. Echamos en falta un buen marcaje como veíamos en el GR francés. Llegamos a la confluencia con el valle de Chistau (1.500mts) y ahora  la pista por la que debemos de continuar nos hace remontar el río Zinqueta pasando primeramente junto al campamento de la Virgen Blanca y poco más adelante junto al refugio de Biadós (1.740mts). No nos detenemos y continuamos remontando el valle hasta ver si conseguimos localizar algún espacio que nos convenza para finalizar esta etapa. El valle está acotado con terrenos vallados que protegen la hierba de los buenos pastos. Pasamos junto a numerosas bordas. La senda sobre la ladera se halla muy por encima del fondo del barranco de Añes Cruzes. Quisiéramos evitar tener que descender al mismo barranco para preparar el vivac. Carlos marcha por delante. Estamos ya bastante alejados del refugio de Biadós (1.760mts). Hay una cabaña de montaña cerca de la senda en la que se fija Carlos. Se desplaza para echarla un vistazo. Está abierta y dispone de una fuente a su lado (1.920mts). No vamos a encontrar otra cosa mejor. Aquí nos detenemos y damos fin a esta etapa a la que hemos dedicado 9 horas y 45 minutos, con un desnivel acumulado de subida de unos 1.600 metros y de bajada unos 1.250 metros.


A continuación la muestra gráfica de fotos:

Hemos podido descansar. No ha habido sobresaltos con nuevas tormentas después de la que nos atemorizó ayer al finalizar la etapa. La parte inferior del barranco de Barrosa es bastante cerrada con laderas muy escarpadas por lo que tuvimos suerte en localizar entre el bosque este pequeño espacio llano y con algo de hierba para plantar la tienda. Al lado hemos tenido el agua del torrente Barrosa para nuestras necesidades. Cuando nos estamos despertando notamos mucha humedad en el interior de la tienda y el techo parece que “destila” agua. El saco está muy humedecido. Las ropas están empapadas de humedad. Sacamos todo afuera a ver si el ambiente exterior lo puede ir oreando. Hay algo de bruma pero el cielo se ve despejado.


Descendemos hasta el valle principal por donde sube la carretera de Bielsa. En Hospital de Parzán es donde enlazamos con la carretera. Hay que seguir por ella durante 40 minutos. Demasiado tiempo caminando al borde de la misma y compartiendo con el tráfico.


Hemos llegado a la confluencia con el barranco de Urdiceto y abandonamos la “tediosa” carretera para seguir por la pista que remonta todo el valle hasta el collado de Urdiceto y el lago de Urdiceto. Subir por esta pista de unos 12 kilómetros de larga y unos 1.150 metros de desnivel también va a ser un duro “palo”.


Paciencia y mentalización. Es lo que nos va a tocar hoy. Esta parte nos va a llevar mucho del tiempo total de la jornada. Concretamente todo el tramo desde el inicio de la pista hasta el collado a mi me suponen 4 horas!. Cada hora que va pasando me detengo un rato a descansar y recuperarme.


Llegamos a la ubicación de la central de Urdiceto. Para mí ya han pasado 2 horas y media. Afortunadamente han quedado por detrás varios kilómetros de pista. Algo ya hemos conseguido.



Aún queda pista por recorrer. Al fondo se ve el pico de Urdiceto. El valle se mete hacia la derecha en busca del collado.




Vemos indicadores del GR-11 con el que coincidimos. Señalan de dónde venimos y a dónde deseamos llegar…


Por fin, el collado de Urdiceto (también denominado “paso de los Caballos”). Es necesario descansar un rato a la vez que nos fijamos un poco en el entorno. Las montañas del fondo son el cresterío de Punta Fuesa a Punta Suelza. 


Este es el valle de Sallena que tenemos que descender hacia el Valle de Chistau (Gistain). También largo y de bastante desnivel de bajada. Al fondo ya vemos el Posets.


Dejamos atrás el collado de Urdiceto. A la izquierda es Punta Suelza.


Pero no todo es descender… La senda también remonta algunas lomas.





Al valle de Sallena por donde vamos confluye el torrente del barranco lateral de Montarruegos.


Pasamos junto a la cabaña de Sallena.


Hemos descendido hasta el valle de Chistau y por pista remontamos el río Zinqueta de Añes Cruzes pasando junto al campamento de la Virgen Blanca y luego el refugio de Biadós. El terreno con que nos encontramos a continuación se halla ocupado por numerosas bordas y terrenos privados protegidos con sus respectivos vallados. 



Seguimos la senda esperando localizar un espacio que nos satisfaga para finalizar esta etapa. Pero por la ladera parece que va a ser difícil disponer de un terreno llano para nuestra tienda.


Junto al torrente sí podría ser, pero parece que nos cuesta decidirnos descender hacia él.

Hoy me encuentro muy cansado. Creo que más que otros días. Es mi sensación. La ruta no ha sido nada amena. Hemos pateado mucha pista. Demasiada. El entorno del recorrido de hoy, después de los lugares por donde hemos pasado días atrás, tampoco nos ha resultado muy atractivo. Me despreocupo un poco y le dejo la iniciativa a Carlos. Él se ha fijado en una cabaña próxima a la senda. Se desplaza a echarla un vistazo y merece su aprobación. Se halla abierta y al lado hay una fuente. Qué alivio!. Imposible encontrar otra cosa mejor. Evitaremos montar la tienda y nos serviremos de este reconfortable refugio. Son ya las 6 de la tarde. Con hartas ganas depositamos las mochilas sobre el prado frente a la puerta de la cabaña y como cada día desocupamos todo su contenido.


Nos consideramos muy afortunados. Tenemos el privilegio de disfrutar frente a nosotros de la soberbia imagen del macizo de Posets. Es fantástico!. Me sube la moral rápidamente. Al anochecer y precisamente sobre el Posets se forman tormentas con mucha luz y sonido. Apenas llegan a caer cuatro gotas. Estamos un largo rato sentados a la puerta de nuestra cabaña contemplando este nuevo espectáculo de la tormenta seca. Frente a nosotros en la ladera opuesta del valle, también se hallan albergados en una cabaña algunos montañeros que igualmente se percatan de nuestra presencia. Con las linternas hacemos algunos juegos de luces para comunicarnos. Por encima de su ubicación también delata su presencia alguna otra persona, probablemente en tienda de campaña, con quien del mismo modo nos saludamos con las luces de las linternas. Está bien. No nos encontramos tan solos aunque sea a cierta distancia. Vamos a descansar, que buena falta nos hace. Por hoy ya está bien después de haber dedicado a la etapa 9 horas y 45 minutos, con un desnivel acumulado de subida de unos 1.600 metros y de bajada de unos 1.150 metros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada