miércoles, 31 de agosto de 2011

ARP. Etapa 21, Añes Cruzes (Biadós) – Benasque.

ARP. Etapa 21                                                                        (ir a etapa anterior...)
10 de Agosto 2.005                                                                (ir a etapa siguiente...)
Añes Cruzes (Biadós) – Benasque.


Plano del IGN francés.


A las 8 horas y 15 minutos estamos dejando la acogedora cabaña (1.920mts) que nos ha cobijado la pasada noche. Suficiente confort y buen descanso. Ya estamos con renovadas energías para acometer esta última etapa del segundo sector en que tenemos dividida toda la ARP. Me encuentro muy bien. O estamos ya acostumbrados a la paliza diaria o la mochila ya pesa menos. Un poco de cada cosa. Sí que es cierto que hemos acostumbrado al cuerpo a cabalgar entre valles y collados durante buen número de horas cada jornada. Y también es cierto que las mochilas han reducido de peso y volumen al consumir la alimentación que porteábamos desde el primer día. Todo influye. La senda del GR-11 remonta el valle de Añes Cruzes desplazándonos con un desnivel muy suave hasta la confluencia (2.050mts) de los barrancos que bajan de Aigües Tortes y la arista del Sabre con el del puerto de Chistau. Es por éste último que tenemos que seguir. Ahora sí la pendiente ya es más fuerte. No me preocupa que Carlos se adelante como es lo normal. Cada uno seguimos nuestro ritmo, con el que podemos, el que mejor nos conviene. Lo siento por Carlos que siempre me espera muy paciente en todos los collados. Pero es que si me empeño en avivar mi ritmo seguro que no tardaría en pagarlo. Así que ni lo intento. No me pongo nervioso. Sé que yo también llegaré a donde él me espera aunque para ello necesite emplear más tiempo. Carlos es más joven y mantiene una excepcional condición física. Han pasado ya unos cuantos días desde que salíamos de Belagua. Han quedado por detrás muchos lugares que nos han gustado. Quedan ya muy lejos el collado de Urdiceto, el circo de Barroude, el de Troumouse, el de Gavarnie… Macizo de Vignemale, valle de Aratille, Respumoso, Arremoulit, Midí d’Ossau, Espelunguère, Arlet, Ansabère… Qué bonito recuerdo nos quedará de estos días rondando por el Pirineo. Hoy acabamos esta segunda parte de etapas pero estamos decididos a que continuaremos en la idea de completar toda la ARP. Termino con esos y otros muchos pensamientos que me vienen cuando alcanzo el puerto de Chistau (2.577mts). Como decía, ahí me espera Carlos. Es el último collado. Ya solo queda dejarnos caer por el valle de Estós hasta Benasque. Antes echamos varias miradas. Hacia el barranco de Chistau y de Añes Cruzes que dejamos. Al norte del puerto está el pico de la Madera (2.843) y otros varios más a su lado. Al sur el pico de los Veteranos 3.125) y la crestería que llega hasta Posets (3.375). El valle de Estós es muy largo. Nos llevará varias horas descenderlo. Hacia abajo podemos llevar muy buena marcha.  Enseguida dejamos atrás el collado. Me fijo cómo nace el torrente del valle Estós. Un insignificante hilillo de agua que sale de entre unas piedras. Se le van uniendo otros hilillos más. Enseguida toma cuerpo la corriente de agua y no tarda mucho en formar rápidos, saltos y remansos a la vez que a cada pocos metros va engrosando de caudal. Pasamos junto al refugio de Estós (1.890mts) sin apenas prestarle atención. A partir del refugio se nota mayor afluencia de gente. El camino se halla bastante frecuentado por turistas que vienen dándose un paseo cómodo por la montaña. Dejamos atrás la cabaña del Turmo, el barranco de Montidiego y el de Batisielles. También hemos podido divisar desde más arriba el pico Perdiguero. Pasamos junto a la cabaña de Santa Ana (1.540mts, luego el pequeño embalse de Estós y con los últimos pasos nos dejamos caer en el camping Aneto (1.140mts) de Benasque. Hoy ha sido una jornada más corta que lo normal. Diría que no estoy ni cansado. Han sido sólo 7 horas y 15 minutos lo que nos ha supuesto este último desplazamiento hasta Benasque con un desnivel acumulado de subida de unos 700 metros y de bajada unos 1.450 metros.


A continuación una muestra gráfica de fotos. 
Acostumbrados al reducido espacio de la tienda de campaña, pasar la noche en una cabaña que consideramos suficientemente cómoda, es un lujo. No es que reneguemos del vivac. Pero en alguna ocasión y cuando se tercie, tampoco despreciaremos las ventajas que nos ofrecen las cabañas de montaña. Eso sí. Dejándolas al marchar tan limpias como cuando hemos llegado.



Ahí dejamos la cabaña de Puyarueso y conectamos nuevamente con la senda del GR-11. Resulta cómodo seguirla ya que en este tramo que remonta el valle de Zinqueta de Añes Cruzes el desnivel de subida es muy leve. 






Ahí adelante ya vemos la confluencia de valles. El de la izquierda viene de la arista del Sabre y del puerto de Aigües Tortes. El de la derecha es la continuación del de Añes Cruzes que viene del ibón de Añes Cruzes y del puerto de Chistau. Seguiremos por éste de la derecha.


Ahora las pendientes sí que son más exigentes hasta alcanzar el collado.



Una mirada hacia el valle que dejamos. La montaña de enfrente es la Tuca de Ixabre (2.699). 


Ya tenemos el collado a pocos metros. Estoy subiendo muy bien. Después de lo mal que terminé la etapa de ayer me siento muy recuperado y con muy buenas sensaciones. Qué importancia que tiene la buena recuperación. Hasta ahora no nos ha fallado ni un solo día. Todos los días termino muy cansado, pero a la mañana siguiente me encuentro fenomenal. 



Estamos en el puerto de Chistau y aquí me espera el bueno de Carlos. Siempre me espera en todos los collados. Carlos es más joven y tiene una extraordinaria condición física. Yo marcho bastante más lento y aunque sea minutos más tarde, también llego.



Paramos en el collado. Es el único collado de la etapa de hoy. Y el último de este segundo sector que hoy vamos a finalizar. El collado está entre el pico de la Madera y la crestería que llega hasta Posets. Por detrás hemos dejado el valle de Añes  Cruzes y el que ahora nos espera es el largo valle de Estós




Los picos que se hallan a la izquierda del valle de Estós son los fronterizos Clarabide, Gourges Blancs, Perdiguero…


Y al fondo es el macizo de las Maladetas que estamos viendo desde que hemos llegado al collado.


Una mirada hacia el puerto de Chistau. El valle de Estós es muy amplio y muy franco. Pero también muy largo y de mucho desnivel.




Hemos dejado atrás el refugio de Estós sin detenernos. Seguimos sin parar por la buena senda del GR.



Pasamos junto a la cabaña de Molseret viendo parte arriba que cae la cascada de Molseret.


Una breve parada junto a esta fuente con el curioso abrevadero de tronco de árbol que hay preparado.


El río de Estós con gran caudal de agua que a lo largo de su recorrido va recibiendo de los valles contiguos como los de Bardamina, Montidiego, Batisielles por su ladera derecha, o los de Clarabide, Gías, Molseret y Perdiguero por su ladera izquierda.  


Y ya finalizamos en Benasque. Mejor dicho en el camping Aneto a 3 kms. de Benasque donde nos instalamos para pasar esta última noche. Hemos finalizado muy pronto la etapa de hoy. Son las 3 y media de la tarde. Así no termino cansado. Han sido 7 horas y cuarto con un desnivel acumulado de subida de unos 700 metros y de bajada unos 1.450 metros.


El día siguiente no toca etapa de montaña pero vamos a necesitar de toda la jornada para viajar desde el camping hasta casa. A las 6,15’ de la mañana tomamos el primer autobús del valle a la entrada del camping que nos acerca hasta Benasque para allí coger el de línea hasta Huesca. En Huesca otro autobús que nos lleva hasta Pamplona para enlazar con el que finalmente nos trae hasta Burgos donde llegamos a las 10 de la noche. Bastantes más horas que una etapa normal de montaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada