jueves, 15 de noviembre de 2012

155 – Monte Gurdieta – Castro Grande.



Ruta realizada en fecha 13 Noviembre de 2.012

Monte Gurdieta y Castro Grande. (Sierra de Carbonilla - Burgos)



El inicio de la ruta le tenemos en la localidad de Santa Olaja (535mts). El camino entre el bosque sigue dirección Sur hasta el portillo de Egaña (954mts). Aquí la ruta continúa dirección Sureste hasta alcanzar la cumbre de Gurdieta (1.126mts), punto más elevado de la Sierra de Carbonilla. Se regresa de nuevo al portillo de Egaña y se asciende dirección Norte hasta la elevación de Castro Grande (1.094mts), vértice geodésico y extremo Norte de esta misma Sierra. Desde Castro Grande la ruta desciende hacia el Sur por la pista durante 2 kms hasta la ubicación del túnel de la Complacera (942mts) y luego regresa de nuevo por la pista unos 600 metros para después seguir monte través hasta el portillo de Egaña desde donde se desciende definitivamente a Santa Olaja.




Castro Grande y al lado la aguja Diente del Ahorcado


                                                                                        Ubicación de la ruta.


Elías y Javier.

           
           
            Hoy decidimos viajar al norte de la provincia de Burgos para visitar la Sierra de Carbonilla. Esta pequeña Sierra se encuentra entre el Valle de Mena al Norte y el Valle de Losa al Sur. Es como una prolongación de los Montes de la Peña que se hallan al Oeste de dicha Sierra, mientras que hacia el Sureste de la misma y separada por el Puerto de Angulo se extiende la Sierra Salvada.      
            Así pues, habiendo pasado previamente por Oña y Trespaderne llegamos al puerto de Angulo y en el descenso hacia Arceniega tomamos el primer desvío a la izquierda para llegar al pequeño pueblo de Santa Olaja (535mts) de apenas 15 habitantes que se encuentra a las faldas de orientación Norte de la Sierra de Carbonilla. Aquí es donde damos inicio a la ruta de hoy.
            Al estar muy próximos a la Sierra no resulta complicado tomar el único camino que se dirige dirección Sur hacia el collado de Egaña. Dejando a la izquierda el curso del arroyo Calderones que desciende de la ladera Norte, el camino inmediatamente toma altura por el borde de unos amplios terrenos de pasto que se hallan a la derecha. En el mismo camino se encuentra un depósito de forma redondeada que recoge agua para abastecimiento. Pronto el camino se transforma en senda que va ascendiendo en innumerables recurvas entre el bonito bosque principalmente de hayedo creciendo entremezcladas otras numerosas especies arbóreas entre las que pueden destacar los enebros. En nuestra marcha también vamos disfrutando de las bonitas vistas que nos ofrecen los cortados que descuelgan verticales desde lo alto de la Sierra, resaltando Castro Grande que vemos a la derecha con varias antenas sobre su cumbre y justo a su lado la aguja rocosa llamada Diente del Ahorcado o Pico del Fraile.
            Alcanzamos el collado o portillo de Egaña (954mts) que divide parcialmente la Sierra de Carbonilla y desde el mismo se nos ofrecen nuevas perspectivas. Por una parte vemos hacia el Sur el amplio valle de Losa donde se encuentran los pueblos de Relloso y San Martín de Relloso, Más abajo está Quincoces de Yuso. Cerrando hacia el Oeste el amplio valle de Losa se encuentran los Montes de la Peña siendo su punto más elevado la cumbre de Peñalba (1.244mts). En esta vertiente Sur tiene su nacimiento el río Jerea que tras un corto recorrido deposita su caudal en el Ebro. Hacia el Norte, aparte del valle de Mena con los más inmediatos Santa Olaja y Santiago de Tudela, también podemos intuir la ubicación de Arceniega ahora mismo bajo un mar de nubes al igual que otros valles contiguos. También en dirección Norte observamos la continuidad de la Sierra hacia Castro Grande que ascenderemos más adelante pues primero pretendemos dirigirnos hacia el Sur para alcanzar la cota más elevada, el monte Gurdieta.
            Para llegar al Gurdieta seguimos dirección Sureste al principio por una tenue senda sin ningún tipo de señalización ni marcaje. Salvando una primera pendiente la progresión continúa sin presentar dificultades pudiendo ir en muy leve ascenso campo través por cualquier lado pues la vegetación apenas tiene altura y no impide que podamos avanzar fácilmente por esta amplia meseta superior. Mi preferencia es seguir por el borde de los cortados que miran hacia el valle de Mena. Ya más próximos al Gurdieta nos abrimos paso por la más entretenida superficie de lapiaz donde sí que hay que ir mirando un poco más al suelo para evitar cualquier traspiés.
            Alcanzamos la cumbre de Gurdieta (1.126mts) casi sin darnos cuenta pues no es una elevación destacada a modo de otras montañas. Sobre la amplia meseta es simplemente el punto más elevado de la Sierra de Carbonilla que casi podría pasar desapercibido si no reparamos en un ligero montón de piedras en el que hay colocados a modo de referencia un par de buzones de cumbre. Uno antiguo y oxidado y otro más reciente aprovechando el caparazón de una vieja válvula en cuyo interior hay depositadas algunas tarjetas con el testimonio del paso por aquí de otros montañeros. Nos detenemos a observar sobre las panorámicas que tenemos a la vista. Nuevamente hacia el Norte miramos el valle de Mena, hacia el Este la inmediata Sierra Salvada y bastante más alejados podemos identificar los montes Gorbea y Anboto. Mirando hacia el Sur se alcanzan a ver la Sierra de Oña y también muy alejada y con poca definición la Sierra de la Demanda. Hacia el Oeste, próximo están los Montes de la Peña que en su extremo más Oriental parecen unirse a la Sierra de Carbonilla en Castro Grande, a cuya cota vamos a dirigirnos a continuación.
            Regresamos hacia el portillo de Egaña volviendo más o menos sobre los mismos pasos de la subida. Luego a continuación, siguiendo dirección Norte ascendemos también una primera pendiente y después por un terreno igualmente  sencillo vamos aproximándonos a Castro Grande observando al mismo tiempo el vuelo de los numerosos buitres que planean tanto por encima como por debajo de los cortados. 
            Alcanzamos Castro Grande (1.094mts), vértice geodésico y ligeramente de menor altura que Gurdieta. Es sin duda un punto estratégico para que hayan colocado sobre esta cota varias antenas supongo que para dar covertura telefónica a la amplia extensión del valle de Mena. Aquí también tenemos buzón y placa de cumbre. La información de altitudes sobre las placas tanto de Gurdieta como de Castro Grande difiere de la que observo en los planos de Instituto Geográfico Nacional (IGN). No sé cual será la correcta. Yo no le doy excesiva importancia pero como tengo que anotar referencias de altitudes, me he guiado por las que señala el IGN.
            También desde aquí seguimos teniendo fantásticas panorámicas, pero este vértice nos amplía aún más la visión del valle de Mena, todo por completo incluyendo la destacada localidad de Villasana de Mena que se encuentra hacia el Oeste. Se alcanza a ver hasta el mar. Más bien se intuye pues la bruma no lo define claramente.
            Tras esta segunda ascensión podríamos ya regresar de nuevo hacia el portillo de Egaña y descender a Santa Olaja. Pero no quedaríamos del todo satisfechos si no intentamos visitar el túnel de la Complacera que le tenemos tan cercano. Así que descendemos hacia el Sur algo así como 2 kms siguiendo la pista que sirve de acceso hasta este complejo de antenas. Este túnel de unos 60 metros bajo los Montes de la Peña fue construido a finales del siglo XIX para facilitar el paso de las caballerías que transportaban el carbón vegetal que se generaba en estos montes y que luego por ferrocarril llegaba hasta los Altos Hornos de Bilbao como combustible en dicha siderurgia.
            Satisfecha nuestra curiosidad, completamos el recorrido siguiendo monte través hacia el portillo de Egaña desde donde ya descendemos definitivamente a Santa Olaja por la misma senda entre el bosque que habíamos recorrido a primera hora.

Contando descansos y retenciones, el tiempo total que hemos dedicado a la ruta ha sido: 7 horas.
Desnivel acumulado de ascenso, unos  800 metros.
Climatología: Cielos despejados. Temperatura aceptable para un paseo otoñal de montaña.
           

       
                                                          Plano y referencias tomados del servicio IGN.


Ahora veamos la muestra gráfica de la ruta,



Saliendo de Santa Olaja tomamos el camino que nos acerca a la Sierra de Carbonilla. Quizá debido a las recientes lluvias más luego el pateo del ganado, hay un tramo de unos 100 metros en los que es todo un barrizal difícil de evitar. 


A la derecha del camino vemos estos amplios campos de pastos con fondo los escarpes que descuelgan de la Sierra de Carbonilla.


Al fondo se intuye dónde se halla el Portillo de Egaña hacia donde vamos.


El camino se introduce entre bosque de hayedo.




Miramos hacia abajo y observamos las pocas casas que conforman el pequeño pueblo de Santa Olaja.


Y hacia el valle donde intuimos que se encuentra Arceniega ahora entre mar de nubes.


También observamos los cortados que descuelgan de la Sierra de Carbonilla. Al fondo Castro Grande.


Acerco con zoom Castro Grande y a su lado la aguja Diente del Ahorcado o Pico del Fraile.


Continúa la entretenida senda siempre hacia arriba con innumerables recurvas.


Hasta que alcanzamos el Portillo de Egaña donde la primera en llegar ha sido la perra Chus ahí esperándonos.


Desde el portillo de Egaña mirando la continuidad hacia el alto de Gurdieta que aún no se ve. 


Y hacia el otro extremo mirando hacia Castro Grande que tampoco se alcanza a ver.



Nos dirigimos primeramente hacia Gurdieta remontando un corto tramo de pendiente por una ligera senda.


Mirando hacia el Norte vemos el valle donde se encuentra Santa Olaja. Bajo el banco de niebla está la población de Arceniega. 


Hacia el Oeste los Montes de la Peña con el pico Peñalba su cota más elevada.


Hacia el monte Gurdieta junto a los cortados de la Sierra de Carbonilla. En segundo plano el perfil de la Peña de Aro de la Sierra Salvada.


Detalle del bosque en la ladera Norte de la Sierra de Carbonilla.


Detalle de la amplia meseta superior de la Sierra de Carbonilla con algunos hoyos de hundimiento del terreno.


Mirando hacia atrás con el perfil de la Sierra de Carbonilla donde al fondo del todo también asoman Castro Grande y la aguja Diente del Ahorcado. Hacia allí iremos más tarde tras haber coronado antes el Gurdieta.


Más cerca de Gurdieta, detalle de la superficie de lapiaz.


Buzones y placa de cumbre de Gurdieta.


Elías se entretiene en leer alguna de las tarjetas depositadas en el buzón de Gurdieta mientras su perra Chus le observa atentamente.


Foto de cumbre en el Gurdieta. Elías, Javier y la perra Chus.


Mirando hacia el Este alcanzamos a ver Anboto y Gorbea.


Hacia el Norte el amplio valle de Mena.


Hacia el Noroeste la amplia meseta de la Sierra de Carbonilla con el Castro Grande en el extremo hacia donde vamos a ir a continuación.


Abandonamos Gurdieta y regresamos hacia el Portillo de Egaña.


Abajo el Portillo de Egaña por donde vamos a volver a pasar para seguir a continuación hacia Castro Grande



Mirando hacia atrás, el Gurdieta y el Portillo de Egaña. Más al fondo Peña de Aro de la Sierra Salvada.


Con vistas al valle donde se distingue Santa Olaja.


Castro Grande con varias antenas. A la derecha la aguja Diente del Ahorcado.


Los buitres planean sobre nuestras cabezas…

Vértice geodésico de Castro Grande.


Buzón y placa de cumbre de Castro Grande.


Foto de cumbre en Castro Grande. Javier, Elías y la perra Chus.


Pegando a Castro Grande, la aguja Diente del Ahorcado o Pico del Fraile.


Vista panorámica hacia el Oeste donde se encuentra Villasana de Mena con fondo de los montes de Ordunte.


Hacia el Norte vemos hasta Arceniega.


Con el zoom hacia el Norte, creo que el valle de Somorrostro y por supuesto el mar entre la bruma.


Abandonamos Castro Grande y hacia el Sur descendemos por la pista algo así como 2 kms. para visitar el túnel de la Complacera.


Una mirada hacia el valle de Losa.


Estamos ante el túnel de la Complacera de unos 60 metros de largo, construido a finales del siglo XIX para comunicar los valles de Losa y de Mena, facilitando de esta manera el paso de las caballerías cargadas con el carbón vegetal que se producía en estas zonas.




Desde la boca Oeste del túnel volvemos a ver el amplio valle de Mena.


Satisfecha nuestra curiosidad por visitar el túnel de la Complacera regresamos ya hacia el Portillo de Egaña.
Mirando hacia atrás vemos esa gran horcada que separa los Montes de la Peña a la izquierda y Sierra de Carbonilla a la derecha. Ahí es donde se encuentra el túnel de la Complacera.


Desde el Portillo de la Egaña descendemos hacia Santa Olaja por la senda que habíamos subido a primera hora. 






Y completamos la ruta en Santa Olaja donde charlamos un rato con una familia de los pocos vecinos que hay y que no dudan en obsequiarnos con productos naturales de cosecha propia: leche, queso, patatas, huevos… (todo ello, claro está, previo pago por nuestra parte de un “precio justo”).




4 comentarios:

  1. Bonito paseo este por el norte de la provincia de Burgos Javi.
    El bosque y las vistas son espectaculares.
    Poco a poco nos vais dando a conocer a los internautas diferentes rincones del norte peninsular que bien merecen una visita.
    Un saludo.
    Kike

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kike,
      Aunque las montañas de Burgos no sean tan espectaculares como las de tu tierra, León, también por aquí hay rincones atractivos que podemos descubrir, visitar y disfrutar. Sobre todo cuando el buen tiempo nos acompaña como así ha sido en esta ocasión.
      Un saludo,
      Javier

      Eliminar
  2. Pues ya conocemos, de tu mano Javier, esta atractiva Sierra de la Carbonilla que no habíamos oído nombrar y, así descubierta, con los tonos otoñales y el resplandeciente colorido de un día de cielos azules, nos hace disfrutar vuestro ruta gracias a la habilidad que te caracteriza a la hora de plasmar en tu blog estas interesantes jornadas de campo en compañía de Elías (al que, desde aquí, le mandamos un saludo) y su perra Chus.
    Otro saludo también para ti, Javier.
    Ojolince y Sra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Miguel y Tere por vuestra visita y comentario.
      El día tan bueno que nos hizo colaboró para que disfrutáramos de esta atractiva ruta.
      Todavía aguantan los extraordinarios colores de los bosques. Y en esta ocasión, aunque predominaba el haya había muchas otras especies arbóreas que de haber estado vosotros en la ruta le habríais sacado un alto rendimiento a la clasificación vegetal.
      Tan pronto como tenga ocasión ya le transmitiré vuestros saludos a Elías.
      Un saludo para vosotros,
      Javier

      Eliminar