jueves, 6 de octubre de 2011

ARP. Etapa 33, Valle de Siscar – Lago de Lanòs.

ARP. Etapa 33                                                        (ir a etapa anterior…)
02 de Agosto 2.007                                                 (ir a etapa siguiente…)
Valle de Siscar – Lago de Lanòs.


Plano del IGN francés.

Hay una niebla espesa cuando nos asomamos al exterior de la tienda después de despertarnos. El techo de la tienda está totalmente impregnado de humedad. Mientras estamos desayunando se dejan caer algunas gotas, una pequeña amenaza que afortunadamente no pasó de ahí. Recogemos, guardamos las cosas con algo de humedad, y dejando el lugar donde hemos pasado la noche en el valle de Siscar (1.732mts) nos vamos para abajo siguiendo una buena senda. No se ve nada a causa de la niebla pero sí nos percatamos del ruido de la circulación abajo en el valle de l’Ariège en el entorno de l’Hospitalet-près-l’Andorre (1.429mts) a donde terminamos descendiendo.
Entramos en el pueblo después de atravesar la carretera, el río de l’Ariège y la vía del ferrocarril. Junto a la fuente de dos caños en una pequeña plaza, vemos las marcas de una senda de GR que señala dirección hacia el refugio de Bésines. Es la que tenemos que seguir en su trazado por la ladera a través del bosque. Sin dejar de ganar altura va ascendiendo paralela al valle hasta que después de cruzar la crète du Tos Bessateil (1.800mts) ya sigue por el valle de Bésines hasta el lago con el mismo nombre. Cuando nos aproximamos al lago de Bésines (1.973mts) ya percibimos que estamos superando el nivel de la niebla. Va apareciendo el sol y para alegría nuestra podemos ver el cielo despejado. Nos detenemos junto al bonito lago y mientras descansamos un rato extendemos la tienda para que se oree de la humedad con la que la tuvimos que recoger. Continuamos la marcha acercándonos hasta el refugio de Bèsines (2.104mts) que se encuentra un poco elevado después de haber sobrepasado el lago. Desde la posición del refugio tenemos una bonita vista hacia la parte superior del valle por donde hemos venido, con el lago y el mar de nubes que aún persiste. El valle hasta el coll de Coma d’Anyell (2.470mts) es muy bonito, teniendo que pasar por algunos prados junto al arroyo, algo de bosque y finalmente bloques de roca. La pendiente final presenta una fuerte inclinación y es exigente hasta que conseguimos superarla. En el collado paramos a recuperarnos del esfuerzo a la vez que observamos el nuevo entorno hacia el lago de Lenós y el pico Carlit que sobresale por encima de valles muy abiertos y de amplias lomas. Tras el ligero y merecido descanso, ya repuestos y con ánimos de continuar descendemos hacia la cabaña de Rouzet (2.260mts), pequeñita y diáfana. Un par de mochilas delatan que al menos dos personas no andarán muy lejos. Aquí abandonamos el trazado del GR-10 que viene de Merens-les-Vals y con el que habíamos enlazado en el refugio de Bèsines. La senda del GR-10 continúa hacia el lago de Bouillouses pasando por la portella de la Grava, y aunque nosotros también iremos a dar a este lago, tenemos  pensado ascender antes al Puig Carlit (2.921mts) por diferente itinerario. Así que vamos a seguir por el trazado de la ruta del Tour de Carlit que contornea hacia el Sur el lago de Lenós (2.213mts) unos 80 metros por encima del nivel de las aguas, para luego tomar la ruta de ascensión al pico Carlit. Estamos ya al tanto de localizar el espacio en donde finalizar la etapa. Despreciamos algunos que no nos entusiasman pues tenemos la confianza de encontrar algo que reúna la mínima comodidad que merecemos. Nos parece ideal para el vivac y el descanso unos prados bastante planos y protegidos por una pared de roca y al lado de un arroyuelo del que podremos abastecernos (2.285mts). Poco tiempo vamos a aprovecharnos del agradable solillo de la tarde pues muy pronto queda oculto detrás de las montañas. Descansamos muy a gusto, comemos y nos reponemos, que buena falta nos hace. Hemos dedicado a la etapa de hoy 9 horas y 50’. El desnivel acumulado de subida ha sido de unos 1.100 mts y el de bajada de unos 550 mts.



A continuación sigue la muestra gráfica de fotos:

Hemos amanecido con una niebla espesa que incluso en algunos momentos quiere atemorizarnos con algunas gotas de lluvia. Afortunadamente no se consolida la precipitación y nos deja desayunar fuera de la tienda aunque con la incomodidad propia de permanecer entre nieblas. Recogemos la tienda con bastante humedad. Ya se secará cuando sea. 


Seguimos la buena senda por la que descendemos al valle de l’Ariège y aunque no veamos nada en absoluto no tenemos que preocuparnos al estar seguros de que vamos en la buena dirección. Escuchamos el sonido del tráfico en la carretera del valle y esa es nuestra referencia. 


Ya estamos próximos al valle y la niebla que ha quedado por encima nos permite llegar a ver la población de l’Hospitalet-près-l’Andorre en el valle de l’Ariège a donde vamos a parar.



Callejeamos el pueblo y junto a esta fuente vemos rótulos y algunas señales de pintura de la ruta que tenemos que seguir hacia el refugio de Bèsines.


Esta senda también ésta muy clara y cómodamente va ascendiendo por la ladera y a través del bosque. Tras cruzar la crète du Tos Bessateil sigue por el valle de Bèsines.







Nos situamos a la altura del lago de Bèsines y ya vemos que por esta altitud rompen las nieblas y podemos ver por encima cielos azules. Nos anima este esperanzador cambio pensando que no habíamos comenzado la etapa con demasiado optimismo. Nos detenemos y extendemos la tienda durante un rato para que el sol la vaya secando. No queremos portear el peso innecesario de la humedad que habíamos recogido.




Seguimos la marcha dejando abajo el lago de Bèsines y el valle que todavía mantiene la niebla que se resiste a desaparecer.


La ruta pasa por las proximidades del refugio de Bèsines y aunque no era necesario, nos apetece y nos desviamos hasta su ubicación para “curiosear” un poco. 



Continuamos por el valle en un largo desplazamiento hasta el coll de Coma d’Anyell. Un valle bonito y agradable de pasearle junto al arroyo, o el bosque, o ya más arriba entre los bloques de piedras en la pendiente final antes del collado.




Se siguen viendo por allá abajo y todavía con ganas de mantenerse las nieblas del valle.



En el collado de Coma d’Anyell coincidimos con este numeroso grupo de indicadores de rutas. En el refugio de Bèsines habíamos enlazado con el GR-10 que viene de Merens-les-Vals  y pasando luego por la portella de la Grava va hacia el lago de Bouillouses.


Hacia la otra parte del collado vemos este amplio valle con el lago de Lanós y por encima el Puig Carlit que nos atrae mucho y aspiramos a ascenderle en la siguiente jornada.



Dejamos el collado y la ruta nos hace pasar junto a la cabaña de Rouzet. En el interior hay depositadas dos mochilas de dos montañeros que no andarán muy lejos. Tampoco pretendíamos finalizar aquí la etapa. Vamos a seguir algo más bordeando el lago de Lanós.


En la cabaña de Rouzet hemos abandonado el GR-10 y como digo, avanzamos contorneando el lago por la izquierda para acercarnos un poco más al valle de subida al Puig Carlit.


En esta foto vemos el Puig Carlit (2.921mts), luego está el  collado dels Andorrans, después el Puig de Lolana Carnicera (2.839mts) y más próxima es la Serra de les Xemeneies (2.847mts).


Y ahora sí, ya hemos decidido finalizar la etapa en este espacio verde junto a una pared de roca, teniendo también al lado el fundamental aporte de agua corriente que nos ofrece un pequeño regato. El lago queda distante y bastante bajo, con lo que descender hasta su orilla no es mejor opción que esta otra que hemos encontrado al paso. Para nosotros es el lugar ideal donde vaciar las mochilas y esparcir todo su contenido de “cualquier forma”. Tenemos sitio de sobra y no molestamos a nadie. Aprovechamos para prepararnos la comida que nos toca para hoy mientras todavía nos da el solillo antes de que nos llegue la sombra de la tarde. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada