jueves, 2 de marzo de 2017

03 - Otras montañas - Otros continentes. (Año 1.978) Primera parte. -- Nevado Pisco - Cordillera Blanca de los Andes (Perú).



                                                    Nevado Pisco.  Cordillera Blanca (Perú)


La experiencia del año anterior en las montañas africanas de Kilimanjaro y Monte Kenya fue todo un éxito. Dimos un paso importante para involucrarnos en nuevos proyectos y para este año el grupo se fijó como principal objetivo el Huascarán en los Andes peruanos.
Con respecto a los integrantes, hubo algunas bajas de quienes estuvimos en África y otras incorporaciones. A Perú viajamos Leopoldo Valdivielso, Ángel Alegre, Luis Alegre, José Luis Quintana, Elías Ureta y Javier Ureta.


El billete para viajar hasta Lima incluía hacer trasbordo en Río de Janeiro. De esta manera, con tiempo suficiente tuvimos la oportunidad de acercarnos a la playa de Copacabana y también poder conseguir una panorámica desde el Päo de Açúcar hacia la bahía de Guanabara donde se encuentra Copacabana.


En Lima sólo permanecimos un día. Contratamos un autobús para el desplazamiento hasta Huaraz compartiendo viaje con un numeroso grupo de Bergara, de los que algunos harán ruta turística y otros, al igual que el año anterior, coincidirán con nosotros en nuestro programa de ascensiones.



El desplazamiento por carretera, siguiendo primero la “Panamericana Norte” y después los correspondientes desvíos, nos lleva varias horas de viaje para cubrir los 400 kms en autobús.


Llegamos a Huaraz (alt. 3.052 mts) y desde el hotel en el que nos alojamos organizamos los últimos detalles para la primera fase de contacto con la montaña y aclimatación a la altura. Contratamos dos guías y un cocinero que nos ayudarán durante nuestra estancia en la Cordillera Blanca.






Visitamos el mercado lleno de colorido y completamos la compra de alimentos así como algunos utensilios para cocinar. 


Desde Huaraz todavía nos queda desplazamiento de unos 85 kms por pista polvorienta pasando por Yungay hasta la quebrada de Llanganuco. Los guías se han encargado de contratar los dos vehículos que aparecen en la foto para transportarnos a nosotros y nuestros equipajes.



Vaya!. Un pequeño incidente. El camión ha sufrido un reventón en la rueda delantera y hay que poner remedio.



Quebrada de Llanganuco y lagunas dentro del Parque Nacional Huascarán. Avanzamos un poco más y nos detenemos en el lugar conocido como Cebollapampa (alt. 3.900 mts) donde instalaremos el campamento base para las primeras actividades que vamos a realizar en la Cordillera Blanca. En estos próximos días iremos aclimatando adaptándonos a la altura para la posterior ascensión al Huascarán.






Plano localizado en Internet con el que darnos idea de la situación del primer Campamento Base en la Quebrada de Llanganuco, al Norte de Huascarán, y desde el que ascenderemos al Nevado Pisco en nuestro programa de aclimatación. Para ascender posteriormente a Huascarán Norte emplearemos el segundo Campamento Base al Sur del mismo (Parte inferior del mapa).



Nos encontramos al norte de las dos cimas de Huascarán.


Para ejercitarnos y que nos venga bien en la aclimatación del organismo a la altura, el primer día lo empleamos en ascender la sencilla cota Yanapaccha Chico (alt. 5.131 mts).
En la imagen, las lagunas de Llanganuco separadas entre sí mil metros: La primera lleva el nombre de Orconcocha y la segunda Chinancocha.


Imagen de los glaciares que descienden hacia el valle.


Tramo final de nieve en Yanapaccha Chico (alt. 5.131 mts).



Regresamos al Campamento Base.


No estoy totalmente seguro, pero es posible que la montaña que tenemos en la imagen sea la cota Yanapaccha Chico de 5.131 mts que hemos subido en el programa de aclimatación. 



El emplazamiento del Campamento Base es ideal junto al arroyo que alimenta las lagunas de Llanganuco y que desciende desde el portachuelo Atojshayco (Cansadero del zorro). En su recorrido recoge las aguas de los valles y glaciares adyacentes.
Descansamos una jornada antes de meternos en la siguiente actividad.



Después de haber descansado un día salimos del Campamento Base para la siguiente actividad de aclimatación. El objetivo ahora es ascender al Nevado Pisco incluyendo un campamento intermedio. El guía Julio se presta a ayudar a Pol para cruzar el torrente sobre unos endebles troncos.


En la foto vemos el Nevado Pisco. Una montaña muy atractiva.

 


Instalamos el campamento de altura junto a la morrena del glaciar (alt. 4.500 mts). 



La ruta pasa bastante cerca del macizo Huandoy. En la imagen dos de las cuatro cimas que comprende el cuarteto de estas montañas. La máxima cota de Huandoy tiene una altitud de 6.395 mts.


Las dos cimas de Nevado Huascarán: A la izquierda Huascarán Sur (alt. 6.768 mts) y a la derecha Huascarán Norte (alt. 6.655 mts). Esta última cima es para la que nos estamos preparando y que ascenderemos días más tarde.


Nueva imagen del Nevado Pisco (alt. 5.752 mts). Nuestro inmediato objetivo.


Durante la ruta de aproximación hemos de ir bordeando por el incómodo terreno de las morrenas del glaciar.



Qué bonito y atractivo se nos muestra el Nevado Pisco!. La ruta de subida nos hace pasar por el collado de la izquierda para luego seguir hacia la derecha por una inclinada ladera hasta la cima.


Nueva imagen a la izquierda de nuestra marcha del macizo Huandoy, por cuyas paredes caen a menudo aludes de hielo y roca con gran estruendo.



Al primer contacto con la nieve nos ajustamos los crampones y sacamos las cuerdas para ir asegurados por el glaciar.


Progresando sobre el glaciar del Nevado Pisco. Vamos encordados pues en la ruta hay numerosas grietas.


Mirando hacia abajo donde queda la morrena del glaciar.





Alcanzamos a ver la esbelta pirámide de Artesonraju.


Panorámicas. A la izquierda Quitaraju. En el centro al fondo asoma la punta de Alpamayo. A la derecha Artesonraju.



Luis Alegre aprovechando a sacar buenas fotos testimoniales. En el centro el guía Gliserio. A la derecha Leopoldo.



En esta otra imagen, enfocando nuevamente hacia el Artesonraju.


Los Huandoy después de pasar el collado que hemos dejado abajo.



Abajo nuevamente el collado que separa el Macizo Huandoy del Nevado Pisco al que nos estamos dirigiendo por las amplias laderas de su costado Oeste.





Coincidiendo con el grupo de montañeros de Bergara, entre la niebla llegamos a la cima del Nevado Pisco (alt. 5.752 mts)
Por lo que se aprecia en la indumentaria de los expedicionarios, da la impresión de que no hacía frío excesivo.

Ha sido una lástima que cuando llegamos a la cumbre la niebla no nos ha permitido disfrutar de buenas panorámicas, con lo que no tengo el testimonio gráfico del conjunto de montañas que deberíamos estar viendo desde el Nevado Pisco.


Testimonial en la cumbre.
De pié: Guía Julio, José Luis Quintana, Leopoldo Valdivielso, Guía Gliserio, Javier Ureta.
Agachados: Luis Alegre y Elías Ureta.


Otra testimonial: José Luis Quintana, Javier Ureta y guía Julio.



Regresamos al Campamento Base cruzando el torrente de aguas heladas sobre cantos rodados.




Después de haber permanecido varios días sobre la Quebrada de LLanganuco, observamos la montaña de Huascarán de la que nos despedimos para regresar en breve.


El transporte hasta Huaraz lo hacemos en camión contratado por medio de nuestros guías.



Volvemos a pasar por los típicos mercados callejeros.
En Huaraz descansamos un día a la vez que adquirimos alimentos para los días que estaremos en la próxima ascensión a Huascarán.

(Ver en este enlace: Segunda parte. --- Ascensión a Huascarán Norte (Perú)

6 comentarios:

  1. Como siempre felicidades por tu organización y comentarios. Esta primera parte me la perdí por la puna total que agarré. Menos mal que me recuperé para la ascensión al Huascarán que ya espero con impaciencia. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué mal te lo hizo pasar, Ángel, la dichosa "puna" (mal de altura) a la que hay que prestar la necesaria atención pues con ella no se puede jugar. Afortunadamente superaste la situación y regresaste renovado con mucha energía para la ascensión a Huascarán que conseguiste sin ningún problema. Dentro de unos días nos vemos por allí.
      Un abrazo,
      Javier

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. De verdad, lo es.
      Especialmente para quienes anduvimos por aquéllas montañas.

      Gracias por tus palabras, Raúl

      Eliminar
  3. No quiero dejar pasar la oportunidad de señalar que también nos acompañó nuestro amigo Juan Garijo y, aunque no participó en las ascensiones, sí me sirvió de gran ayuda cuando me afectó la puna realizando paseos, incluso a caballo, por aquellos valles. Juan, al que conocimos en la mili con Leopoldo, es un gran montañero y fue un referente en Burgos porque su estancia en Grenoble, por estudios, nos sirvió para desarrollar actividades de esquí y de montaña por los Alpes, como la Barre des Ecrins, Mont Blanc, etc. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo también de mi parte para Juan Garijo. Por supuesto que son merecidas tus palabras de agradecimiento hacia él haciéndole esta mención especial en estas páginas.
      Un abrazo,
      Javier

      Eliminar