jueves, 25 de agosto de 2011

ARP. Etapa 19, Circo de Troumouse – valle de Barrosa.

ARP. Etapa 19                                                                           (ir a etapa anterior…)
08 de Agosto 2.005                                                                   (ir a etapa siguiente...)
Circo de Troumouse – Valle de Barrosa.


Plano del IGN francés.

Ha estado muy bien el vivac en el circo de Troumouse (2.089mts). Bien por el entorno y también gratificante la tranquilidad. Miramos hacia el collado de la Sede primera subida que tenemos que remontar. Desde la posición en que nos encontramos nos parece que la ladera por donde tenemos que acceder presenta una extraordinaria verticalidad. A ver qué nos parece cuando estemos metidos sobre ella. Pasamos primeramente junto a la cabaña des Aires (2.130mts) mientras el pastor se desentiende de nosotros al estar muy ocupado con su rebaño de ovejas dentro de la corrala. Ya estamos bajo la base de esa pared que nos tiene intrigados. Seguimos observando para ver cómo “atacamos” la fuerte pendiente. No localizamos rastro de senda ni jitos ni nada. Parece que por aquí no hay ruta transitada. Tampoco nos preocupa demasiado. Nos dejamos guiar por nuestra intuición. Una vez metidos en la pendiente en la que crecen hierbajos sobre bases pedregosas y de roca, ya no nos parece tan imposible como nos lo podíamos imaginar desde más lejos. Realmente es fuerte. Pero se puede progresar paso a paso hacia arriba. Considero fundamentales los bastones de apoyo en pendientes como ésta para mantener bien el equilibrio. Mirando hacia abajo sí que impresiona la fuerte inclinación de la ladera. Un descuido con caída nos llevaría a rodar por la pendiente hacia abajo con dificultades para parar. Cuestión de tiempo y paciencia hasta alcanzar el collado de la Sede (2.651mts). Ha sido fuerte, pero ya hemos superado este primer escollo de la ruta de hoy que hemos comenzado con esta exigencia. Nos detenemos además de para descansar por el duro esfuerzo, para observar la continuidad de la ruta. Hemos de llegar a la Hourquette de Hèas teniendo que descender levemente hacia el pequeño circo que forman las cumbres del Pic de la Sede (2.894), Pic de Gerbats (2.904) y Pic de la Gela (2.851). Próximos ya a la Hourquette enlazamos con una buena senda que sube desde Hèas por donde vemos moverse algunas personas. Otra parada de merecido descanso en la Hourquette de Hèas (2.608mts). Desde aquí se puede enlazar con el valle de Segue para llegar al entorno de la estación de esquí Piau Engaly. Lo nuestro va ahora hacia la Hourquette de Chementas. Para ello descendemos del collado por la senda un poco exigua sobre una inclinada pendiente de piedrecilla roja muy fina. Perdemos bastante desnivel en dirección hacia el lago de Bade (2.084mts), pero sin llegar hasta él tomamos un desvío que nos lleva a la Hourquette. El cielo se ha nublado muy rápidamente. Se dejan caer las primeras gotas. Rebuscamos en las mochilas a toda prisa el equipo de lluvia. Afortunadamente no pasa de un puñetero susto. Mejor así. Alcanzamos la Hourquette de Chementas (2.439mts) desde donde se nos abre otro magnífico panorama hacia el valle de la Gela que también enlaza con Piau Engaly. La senda pasa bajo el Pic de la Gela (2.851) y luego bajo el Pic de Gerbats (2.904) contiguo este último al circo de Troumouse, para seguir ascendiendo junto a la muralla de Barroude que separa claramente del circo de Troumouse en su vertiente Oeste. Un largo recorrido que hemos tenido que hacer para encontrarnos ahora a muy corta distancia en línea recta de donde hemos salido a primera hora. No hay paso entre la muralla para haberlo atajado sin necesidad de tanto rodeo. El aspecto del cielo ha cambiado por completo. De la amenazante lluvia ha pasado a abrirse grandes claros. Queda muy despejado. La buena senda que estamos siguiendo nos lleva por un entorno muy bonito hasta el refugio de Barroude (2.377mts) junto a los lagos del mismo nombre. Nos detenemos y hablamos con los guardas quienes nos confirman que el tiempo va a continuar inestable con previsión de tormentas que se formarán por las tardes en los próximos días. Emprendemos de nuevo la marcha ascendiendo ahora al puerto de Barroude (2.534mts) donde dejamos el territorio francés para pasar al lado español descendiendo por el circo de Barrosa hacia Hospital de Parzán. El descenso es muy largo. Hay que perder mucho desnivel. Pero es menos exigente y más llevadero que la subida. La senda que hay trazada por este lado es muy tendida y pierde desniveles suavemente. Da la impresión de estar poco transitada. No hay nada de vegetación hasta muy abajo. Mientras tanto discurre entre cascajo. A veces han tenido que picar la piedra o preparar algún contrafuerte para mantenerla accesible. El pico Barrosa (2.746) queda a nuestra izquierda, mientras que Robiñera (2.983) se halla a nuestra derecha en la bajada. Tras infinidad de recurvas que marca la senda de bajada llegamos a la parte inferior del valle. Una cabaña muy bien situada (1.750mts) puede servir de refugio de emergencia. Saludamos a un montañero que descansa a la puerta de la misma. El ha estado también hoy en el puerto de Barroude. Me comenta que todo esto es muy bonito y que le agrada. Me añade, además, que la previsión del tiempo para los próximos días es bastante buena. Confiamos que esta información sea la válida. Me ve tan cargado de peso que apiadándose se ofrece a bajarme la bolsa de detritus que cuelga sujeta con las correas de la mochila. Le agradezco de veras el detalle, pero decido que seguirá conmigo hasta el primer contenedor de basuras que veamos. Continuamos el descenso. El valle es muy largo hasta el enlace con la carretera de Bielsa. Ahora sí parece que esto va en serio. Amenaza tormenta. Las nubes engrosan rápidamente junto a las cumbres de Robiñera. Se escuchan los primeros truenos. Hay que buscar rápidamente un espacio para clavar la tienda. Cuesta encontrar un lugar aparente. Según dice Carlos, esto está muy cambiado de cuando él lo ha conocido pocos años atrás. Se aprecian muy claramente cómo en invierno se han desprendido fuertes aludes de nieve por los barrancos adyacentes devastándolo todo, arrastrando árboles y bloques de roca, transformando la base del valle. Por fin ya hemos encontrado un espacio suficiente para instalarnos (1.600mts). Tenemos el tiempo justo para podernos cobijar en el interior de la tienda antes de que comience a descargar un chaparrón de granizo acompañado de viento que nos hace temer por la seguridad de la endeble tienda. Se nos ha mojado algo el interior pero pasado el chaparrón ya podemos salir afuera y realizar las operaciones que llevamos a cabo cada día al finalizar las etapas. El cielo termina despejado y las nubes de tormenta se alejan. El torrente que tenemos al lado nos proporciona el agua necesaria para la preparación de la comida y demás necesidades.
Hoy han sido 9 horas de marcha. Desnivel acumulado de subida unos 1.075 mts. Acumulado de bajada unos 1.565 mts.



A continuación vamos a la muestra gráfica de fotos:

Amanece con una bonita mañana. La tranquilidad es manifiesta. Dos solitarios montañeros se entretienen en sus labores personales de primera hora junto al fresco manantial del circo de Troumouse. Tras su desayuno como cada mañana, recogen todo lo que traen consigo y dejan el entorno como si allí no hubieran pasado la noche. Se les ve felices e ilusionados cuando emprenden la marcha para montar su próximo vivac en otro lado, en otro circo, en otro valle. Poco a poco se van alejando del lugar dispuestos a subir collados, descender valles y si se pone a tiro ascender alguna cumbre. Un viaje andando por la montaña que puede que no tenga mucho sentido a otras formas de pensar. Pero si ellos lo han emprendido será porque hay algo que les ilusiona y les satisface. La jornada se presenta interesante. Prevemos que el recorrido de hoy va a ser muy tranquilo y que no vamos a coincidir con mucha gente. Lo más frecuentado ya lo hemos pasado estos días de atrás. Los caminos y sendas por donde hoy vamos a caminar no ofrecen esa llamada como el caso de Gavarnie o de Vignemale o de Wallon o de Arremoulit, Midi… Miramos hacia delante, hacia el collado de la Sede por donde tenemos que pasar. Nos parece una pared imposible. Vamos a ver!.



Pasamos junto a la cabaña des Aires. El pastor se halla muy afanado con sus ovejas a las que parece está aplicando algún tratamiento. Tan atareado se encuentra que ni cruzamos saludos. Parece que nos ignora. Ni se inmuta ante nuestra cercana presencia. Ni él, ni su perro… …


Nos situamos bajo la pared de la barrera de la Sede que veíamos imposible desde lejos. Tratamos de localizar alguna senda o jitos que nos conduzcan al collado. No encontramos nada. La verdad es que no hace mucha falta. El collado está bien visible allá arriba y como sea tenemos que llegar a él. La pendiente es rabiosamente fuerte, muy inclinada, mucho desnivel. Qué manera de comenzar la ruta de hoy. En fin. No hemos de pensarlo mucho.


Vamos dejando abajo la base del circo de Troumouse, la cabaña des Aires, el pastor, las ovejas…


Abajo el valle que desciende hacia Gèdre. Todavía podemos ver al fondo el macizo de Vignemale.


Por fin hemos alcanzado el collado de la Sede. Se hace obligado descansar un rato. Hemos de reponernos de las exigencias de la subida. Enfrente tenemos el pic de Gerbats (2.904), mientras que a la derecha queda el circo de Troumouse.



El pic de la Gela (2.851) que le tenemos que bordear por atrás cogiéndolo por la izquierda pasando previamente por la Hourquette de Hèas y después por la Hourquette de Chementas. Un largo rodeo obligado por la orografía de la montaña.


Enfrente la Hourquette de Hèas a donde tenemos que llegar después de descender la “olla” que tenemos ahí abajo. El pic de la Gela que veíamos en la foto anterior quedaría a la derecha de esta foto.


Desde la Hourquette de Hèas vemos el valle que desciende hacia Piau Engaly. Enfrente están los picos de Campbieil, Esteragne, Mechant…


Desde la Hourquette descendemos por esta particular traza de senda.


Pero no demasiado. Enlazamos con otra senda que sube del valle de Segue y nos lleva hacia la Hourquette de Chementas. Nos sorprende una nube que amenaza lluvia. Es un amago, cuatro gotas y pasa el susto.


Superada la Hourquette de Chementas damos ahora al valle de la Gela. La senda asciende bajo las paredes del pic de la Gela que hemos rodeado tras haber remontado aquel primer collado del día, el de la Sede.


Mirando hacia atrás, la senda tras haber pasado la Hourquette de Chementas. 


Y ya descubrimos el circo de Barroude bajo las paredes de los picos Gerbats y Barroude, contiguos con el circo de Troumouse. 


Es impresionante y bonito este entorno. La senda pasa por ahí colgada en una larga terraza sobre “le Pichous de Barroude”.



Antes de alcanzar el refugio de Barroude se abre un amplio campo llano.


Nos hemos detenido unos momentos en el refugio de Barroude y continuamos hacia el Port de Barroude dejando atrás los lagos de Barroude.




Alcanzamos el Port de Barroude donde dejamos atrás la vertiente francesa y pasamos a la española para descender hacia Hospital de Parzán en la carretera de Bielsa. 



Hemos pasado al circo de Barrosa. La senda nos lleva a descender un gran desnivel con innumerables recurvas. Despreocupados en el largo descenso vamos fijándonos en las montañas que forman este circo. El pico Barrosa queda a nuestra izquierda en el descenso. Al fondo están los picos de Troumouse, la Munia y Robiñera… con sus verticales paredes que descuelgan hacia el valle de Barrosa.



Ya bastante abajo pasamos junto a esta cabaña que puede servir de refugio ocasional. Un montañero descansa junto a la puerta y nos unimos a su descanso dándonos un poco de conversación intercambiando sensaciones.


Seguimos descendiendo por el valle que ahora se abre en anchura para luego volver a encajonarse entre el bosque. 


Mientras tanto se están formando nubes espesas hacia Robiñera. Engrosan muy rápidamente y se prepara la tormenta. Tenemos que darnos prisa en localizar un espacio para montar la tienda y cobijarnos. Tardamos en encontrar un terreno propicio y seguimos bajando… Ni siquiera una cavidad   de roca donde resguardarnos mientras descarga la tormenta que ya está muy a punto. Los rayos y truenos que nos avisan junto con las primeras gotas que ya empiezan a caer nos obligan a detenernos y montar rápidamente la tienda en el mejor espacio que hemos podido encontrar. Es como un “apretón” que no nos permite seguir manteniendo la paciencia. Justo clavar la tienda y meternos para adentro cuando descarga toda una tromba con la fuerza de viento y granizo acompañados de un escandaloso aparato eléctrico y sonoro. Unos largos minutos esperando a que pase la tormenta y parece que esto se relaja. Se aleja el nublado y hasta aparece el sol. Ya afuera de la tienda podemos movernos para las tareas diarias de fin de etapa a la que hoy hemos dedicado 9 horas. Desnivel acumulado de subida unos 1.075 metros. De bajada unos 1.565 metros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada